Todas las entradas de: Alejandro Gomez Herrera

Acerca de Alejandro Gomez Herrera

Formador de capital humano SEP Consultor en diabetes UNAM Entrenador en Acondicionamiento Físico La Salle

Conversaciones con personas exitosas

Conversaciones con personas exitosas

Esta mañana tuve un entrenamiento muy intenso, salí a correr con tres amigos y después nos fuimos a tomar un café. 

Quiero destacar el tipo de conversación que se llevó a cabo en esa mañana, las características fueron las siguientes:

  • No juzgamos, ni criticamos a nadie (presente o ausente)
  • No hablamos mal de nuestro gobierno, ni de la situación actual.
  • Nos enfocamos en  escuchar a los demás y citar frases de libros que nos pudieran ampliar la perspectiva.

La reunión me dejó un buen sabor de boca, compartimos experiencias, nos apoyamos, hablamos acerca de escritores que han dejado huella en nuestra vida y hablamos de tácticas y estrategias que pueden ser útiles en diferentes situaciones. 

El motivo de este comentario es porque no deja de sorprenderme la gran diferencia que hace la gente que te rodea, desde las actividades como: levantarse temprano, entrenar, esforzarnos en equipo, motivarnos para lograr romper nuestros límites; la sana convivencia sin criticar, ni juzgar a nadie, poniendo el foco en lo positivo,  conversaciones con personas exitosas donde nacen ideas, tácticas y un excelente compañerismo.

Con personas así a tu alrededor es más fácil hacer deporte, comer sano, crecer, mejorar cada día y sobretodo ser feliz. Te dejo los siguientes dichos y frases de líderes mundiales al respecto:

  • Somos el promedio de las cinco personas con las que nos juntamos.
  • Dime con quién andas y te diré quien eres.
  • Mejora la calidad de tu vida, mejorando la calidad de tus relaciones.
  • Dime quienes son tus amigos y te diré en dónde estarás en 5 años.
  • El que con lobos anda a aullar se enseña.
  • Nuestra felicidad está íntimamente ligada con la calidad de nuestras relaciones.

La mejor recomendación es reducir  a cero el contacto con personas que no suman en tu vida,  es duro pero cierto. Ese tipo de personas que no creen en ti, que te recuerdan constantemente tus errores del pasado, que no te apoyan en proyectos positivos, que te critican, te juzgan sistemáticamente y no solo a ti, sino como estilo de vida critican a todas las personas y observan lo más negativo de todas las situaciones; regularmente siempre se están quejando. Sin embargo entiendo que hay personas que es difícil sacar de tu círculo cercano: una mal jefe, un mal líder, un familiar complicado etc. Entonces la mejor ayuda que podemos recibir es incluir en nuestra vida a personas que siempre están sumando, con buena actitud, con un enfoque positivo, personas con pláticas inspiradoras que nos ayuden a balancear el peso negativo de las personas complicadas.

Somos seres de encuentro, si todos nos esforzamos en desarrollar nuestros propios talentos para ponerlos al servicio de los demás, creceríamos en conjunto y este mundo sería un lugar maravilloso para vivir. 

El ADN de los hábitos

El ADN de los hábitos

ADN es el nombre químico de la molécula que contiene la información genética en todos los seres vivos. son las instrucciones biológicas que hacen de cada especie algo único. El ADN es el mismo para todas las personas en un 99,9%. … El ADN familiar es similar en las características de la información hereditaria de ese 0,01% a través de los cromosomas.

Los hábitos son conductas que repetimos muchas veces hasta que forman parte de nuestras actividades diarias. ¿cuál es su ADN? Mi punto de vista es que los hábitos son comportamientos repetidos de manera automática, los practicamos casi que por instinto, de manera sistemática, con muy poco esfuerzo.

Asi que si me permiten me atrevo a definir el ADN de los hábitos que en mi opinión está compuesto de la siguiente manera:

Significado que le doy a las situaciones+deseo ferviente+objetivo= Hábito de identidad. 

Veamos si mi fórmula funciona. Tengo un gran amigo que cada fin de semana recorre alrededor de 100 kms en bicicleta, para ello se levanta 4 am y le invierte de 4 a 5 horas por recorrido.

(Significado que le doy a las situaciones)

Mi amigo desde muy pequeño tuvo que vivir en casa de sus abuelos, por la diferencia de edades era un niño solo, había una deportiva cerca de su casa y encontró en el deporte una disciplina que le sirvió para no seguir solo, hizo muchos amigos, desarrolló el compañerismo, aprendió valores como la amistad, el esfuerzo, el trabajo en equipo, el sacrificio, la constancia y el logro; Al pasar los años y convertirse en adulto por cuestiones de trabajo vivió en Venezuela y le tocó convivir con ciclistas. Desde su perspectiva él menciona que en Venezuela no había otra cosa que hacer más que montar en bicicleta, de tal manera que así lo hizo. Yo sé que había muchas otras opciones qué hacer en Venezuela pero he ahí la importancia del significado que yo decido darle a las cosas.

(Deseo ferviente)

Como buen deportista es muy competitivo y sabe que el único rival a vencer es él mismo, ya montado en la bicicleta enciende su lámpara y alumbra una carretera que lo invita a recorrerla, el frío en el cuerpo, los árboles, el placer de saber que tiene una cita con el amanecer y que éste lo encontrará pedaleando; lo motivan a seguir asistiendo cada semana. Busca romper sus propios récords, quiere el dolor en sus piernas, la satisfacción de haber llegado al límite. Durante la semana entrenó en bicicleta fija y ve los domingos como una oportunidad de ponerse a prueba, un recorrido más, una meta rota más, otro desafío conquistado. Rodando caminos ha descubierto que en un mundo que busca mantenerlo prisionero constantemente, la libertad siempre está a nuestro alcance con una sola decisión.

(Objetivo)

Sabe que los grandes líderes hablan con el ejemplo, sin palabras, su objetivo es inspirar a los suyos, mantener un peso saludable, verse bien, gestionar el estrés con buenos hábitos. Busca tener una buena salud para tener una gran calidad de vida y poder entregarse al 100% en todos sus roles, como esposo, como padre, como empleado, como líder, como amigo, como hombre.

¿Qué opinan?

También hay hábitos negativos como tomar alcohol cada fin de semana, perder la calma, mentir, gritar e insultar ante situaciones complicadas, comer de más, tratar mal a la gente etc. y la fórmula funciona igual, pero no quise invertirle tiempo a algo que no suma.

Si queremos mejores hábitos busquemos un significado a las situaciones que nos funcione, un deseo que nos tire de la cama con emoción y un objetivo que nos haga crecer y mantenernos vigentes.

Nuestro medio ambiente

Nuestro medio ambiente

Amo la naturaleza, no tengo preferencia, lo mismo disfruto el mar, que la montaña, el frío que el calor, la lluvia o el desierto, para mí todo tiene su encanto. De las cosas que más me gustan son los árboles en cualquier medio ambiente ,  me parecen espectaculares. Y pensando en los árboles todo ecosistema debe brindar las condiciones para que puedan existir. Hay reglas de la naturaleza inquebrantables que se deben respetar si deseamos tener árboles. Estas reglas son principios naturales que son universales, verdades absolutas comprobables que han funcionado desde siempre.  Y mi opinión es que todo funciona así, existen principios que son leyes universales tan ciertas como la ley de la gravedad y si no respetamos estas leyes vamos en contra de la naturaleza y por ende el resultado no será satisfactorio.

Por ejemplo para cualquier tipo de relación, ya sea amorosa, amistosa o laboral. Debe existir confianza. Puedo sonreír siempre, moderar mi carácter, aprender técnicas para sacar resultados a través de las personas, incluso tener valores, pero si no construimos confianza, sino somos honestos, si no amamos a las personas,  no tendremos éxito a largo plazo. 

Podemos obligar a que nos aplaudan, pero no podemos obligar a que nos admiren.

Podemos obligar a que nos besen, pero no podemos obligar a que nos amen.

Podemos obligar a que nos confiesen un secreto, pero no podemos obligar a que confíen en nosotros. 

Es un principio; la confianza es la base de las relaciones la cual se crea con amor, con hechos y con el tiempo. 

Me permito invitarlos a reflexionar sobre los principios de una vida saludable, ¿qué medioambiente debo crear para que se den las condiciones de tener una vida saludable?

Hay principios que puedo creer o no pero están ahí, rigen este mundo. Tener horarios de alimentación, tener límites, entender que hay alimentos que nos inflaman, que el alcohol no está diseñado para ingerirse por humanos, que los lácteos nos dañan así como el exceso de carne, los productos procesados, empanizados, fritos, etc por otro lado sin lugar a dudas estamos diseñados para el movimiento y el sedentarismo nos atrofia, nos debilita, acaba con nuestra salud. 

El objetivo de mi artículo es el de ser conscientes de estos principios, que entendamos que perder peso solo es una meta, pero aprender a comer es un sistema, que el ejercicio no es un tema secundario, influye en el desempeño de los seres humanos de manera muy importante en muchos niveles, por ejemplo a nivel cerebral. emocional, incluso espiritual. Si queremos transformarnos hay que modificar el medio ambiente para que se den las condiciones necesarias para lograr un estilo de vida saludable. Elegir bien la gente que más frecuentamos, la forma de festejar, elaborar una agenda de actividades, cómo gestionamos las emociones, cómo manejamos el estrés, cuál es nuestra idea de disfrutar los fines de semana, cuál es nuestra dieta intelectual, cómo moldeamos el carácter, cuáles son nuestros valores entre otros.

¿Qué cambios debo hacer en mi medio ambiente para que se den las condiciones para poder transformar mi estilo de vida y por ende mi cuerpo y mi salud? 

Florecer donde fuiste plantado

Florecer donde fuiste plantado

Disfruto mucho de las historias de éxito, una de las cosas que más llama mi atención es cuando las personas que triunfan comienzan desde abajo, hablo de ese lugar donde las oportunidades no son fáciles de identificar, de ese territorio donde el medio ambiente no es favorable, las compañías no son precisamente las más adecuadas, no existe un guía e incluso prevalece una latente falta de amor. En un lugar así se espera poco de nosotros, los pronósticos nos auguran un fracaso inminente por la repetición de antiguos patrones de conducta aprendidos durante el tiempo de formación y por la falta de visión para poder aspirar a otro tipo de vida.

Sin embargo, de ese lugar con tan pocas probabilidades de éxito hay personas que rompen las estadísticas y con su ejemplo nos demuestran que a pesar de las situaciones y circunstancias las oportunidades las creamos nosotros mismos, no el entorno, todo depende del enfoque y del significado que le demos a lo que nos sucede, y de las decisiones que tomemos para determinar nuestra actitud, nuestros comportamientos y el uso de nuestros talentos.

Este artículo tiene como objetivo hacer una reflexión contestando las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué estamos haciendo en el lugar donde nos tocó iniciar? Lo utilizamos como plataforma de arranque o lo utilizamos como microscopio para enfocarnos en todo lo que nos hace falta y no tenemos.
  2. ¿Cuál es nuestra narrativa interna al respecto de nuestro entorno? Es una narrativa de esperanza, positiva, poniendo el foco en lo que si podemos hacer o es una lista interminable de quejas y justificaciones con una actitud negativa.
  3. ¿Somos agradecidos con lo que si tenemos bendiciendo el lugar donde fuimos plantados?
  4. ¿Nuestro comportamiento, actitudes y hábitos honran nuestra vida?
  5. ¿Estamos floreciendo en el lugar donde fuimos plantados? ¿sumamos o restamos?

Termino el articulo citando a tres personas que admiro mucho y que hablaron al respecto.

  • Cuando es lo que hay, es lo que hay. José Luis Izquierdo (Mago More). Dos hechos cambiaron su vida de manera drástica. La primera tuvo un hijo con parálisis cerebral, su nombre es Marcos, comenta que no perdió tiempo preguntando por qué a él, ni amargándose al respecto, ni salió huyendo, abandonando a su familia, ni lo utilizó como excusa para justificarse y no ser exitoso. Él dijo: ¿mi hijo puede sanar? La respuesta es no, pues ya está, es lo que hay, a trabajar y aceptar nuestra situación. El mago More escribió un libro que se llama Super poderes del éxito para gente normal. (Consigue todo lo que quieras trabajando como un cabrón). Y todas las utilidades del libro las donó a dos fundaciones en las que participa su hijo. La segunda desarrollo una enfermedad que se llama artritis psoriásica que lo dejó sin caminar, no podía ni destapar una botella, en fin, lo afectó física y emocionalmente, por ello decidió cambiar hábitos de alimentación y se convirtió en maratonista.
  • De aquí soy. Nachgieli Torres. Proviene de una familia sencilla que creció en la colonia Ejercito de Oriente en Iztapalapa ciudad de México. Su papá de le dio la oportunidad de ir a una escuela privada donde una maestra notó su capacidad para estudiar y aprender. Invitó a sus papás a que consiguieran una beca para ella por promedio y así fue, desde quinto de primaria estuvo becada, situación que la preparó para sus estudios superiores. Cuando estaba por terminar la secundaria, el Tec de Monterrey invitó a su colegio a conocer las instalaciones del campus ciudad de México dándoles un tour e invitándolos a ser parte de la mejor institución educativa del país. Ella se enamoró de la escuela y dijo: de aquí soy. Le pidió apoyo a su papá para estudiar en el Tec y su papá le dijo que estaba fuera de su presupuesto. Se venían las fechas del examen de admisión, pero tenía un costo muy elevado, entonces el Tec abrió un examen de admisión gratuito y aunque tenía poco tiempo para prepararse se inscribió. Lo acreditó con buen promedio e hizo un acuerdo con su papá si paso el examen y consigo una beca, me apoyas con el resto de la colegiatura y así fue. No fue fácil, todos los días llegaba a las 7am a la escuela y se iba a las 11 pm porque no tenía los libros y tenía que usar los de la biblioteca, no tenía computadora y usaba las de la escuela, las copias, los materiales, la ropa, las salidas etc. no tenía las mismas posibilidades que los demás y había que mantener el promedio para no perder la beca. En fin, se tituló con la licenciatura en mercadotecnia gracias a ello tuvo muchas oportunidades, trabajó en empresas transnacionales, a viajado por todo el mundo y conoció a gente muy valiosa.
  • He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Saulo de Tarso (Pablo) El apóstol Pablo era un judío con nacionalidad Romana que para la época ser ciudadano romano era una ventaja enorme. Pablo decía lo siguiente: No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Pablo escribió gran parte del nuevo testamento y la mayoría lo escribió mientras estuvo preso.

En las tres historias posiblemente no tenían las mejores condiciones y posibilidades, pero empezaron donde estaban y con lo que tenían. Florece donde fuiste plantado.

¿Involucrarse o comprometerse?

¿Involucrarse o comprometerse?

Dos maneras de pensar totalmente diferentes.

Todos nuestros comportamientos producen indicadores que nos muestran si solo estamos involucrados o comprometidos con nuestra propia vida. Vivir comprometido es un estilo de vida. Es muy fácil diferenciar a una persona comprometida de una que solo está involucrada. Esta diferencia de pensamientos la define bien Raimón Sansó en su libro: Cita en la Cima.

  • Las personas comprometidas trabajan en crear su propia suerte y proponer un destino, tienen una vida intencional. Las personas involucradas creen que su destino lo determina el azar y sufren las circunstancias.
  • Las personas comprometidas se hacen responsables al 100% de todas las cosas que les suceden, las involucradas se hacen las víctimas y buscan culpables.
  • Las personas comprometidas buscan mantenerse vigentes, aprendiendo, estudiando, mejorando, leyendo. Las involucradas creen saber todo lo que hay que saber.
  • Las personas comprometidas sacan fuerza de su compromiso desarrollando automotivación, autodisciplina, constancia no dependen de sus emociones para realizar o no sus tareas. Las involucradas necesitan motivación externa constante.
  • Las personas comprometidas están contentas con lo que tienen y siempre buscando más, las involucradas siempre se están quejando de lo que no tienen.
  • Las personas comprometidas se centran en lo que pueden dar, en lo que pueden ofrecer, en lo que son. Las involucradas se centran en lo que pueden obtener.
  • Las personas comprometidas ven los obstáculos y dificultades como oportunidades de desarrollo y desafíos a superar, las involucradas se detienen ante el más mínimo inconveniente.
  • Las personas comprometidas generan soluciones; las involucradas problemas.
  • Las personas comprometidas se relacionan con personas comprometidas, las involucradas se mezclan con personas desmotivadas para poder quejarse.
  • Las personas comprometidas buscan el logro y se dirigen a él. Las involucradas evitan la pérdida y huyen de ella.

En definitiva, piensan de un modo diferente, saben cosas distintas y actúan a otro nivel. No es de extrañar que sus resultados difieran enormemente.

Las personas comprometidas son comprometidas en todas las áreas de su vida, porque es un estilo de vida. Se comprometen con su pareja, con su cuerpo, con su alimentación, con su trabajo, con sus proyectos, con sus actividades, con la gente, con su medio ambiente, en fin, con todo lo que los rodea. Busquemos vivir a la altura de ese gran valor que es el compromiso.

Honra como forma de vida

Honra como forma de vida

Por mucho tiempo entendí la palabra honra como aquella acción de rendir homenaje, de mostrar respeto y admiración por alguna persona destacada, superior o de mayor autoridad incluso divina, en mi caso Dios. Pero hasta la fecha no había entendido la honra, como una forma de vida, un valor de aquellas personas que han comprobado el dar honra es una ley espiritual que trae un resultado tarde o temprano a nuestras vidas.

Benjamín Franklin tenía una metodología para la mejora continua. Esta se trataba de elegir trece valores, con los que se sentía plenamente identificado o que anhelaba adquirir. Cada semana se enfocaba en un solo valor, de esta forma recorría sus trece valores cuatro veces en un año. Particularmente me pareció un buen sistema y decidí escoger mis valores, a continuación, los comparto con ustedes en orden de importancia.

  1. Amor. Toda la ley se resume en dos mandamientos. Amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El amor elevado a la cuarta potencia le llama Dante Gebel. Y el segundo es similar amarás a tu prójimo como a ti mismo. Cabe mencionar que, para saber amar al prójimo, tienes que saber amarte a ti mismo en primera instancia.
  2. Humildad. Imitar a Jesús, que pudiendo seguir siendo Dios, decidió entregarse por amor a nosotros.
  3. Honra. Reconocer el valor de las personas y de los recursos materiales, físicos y espirituales, con acciones demostrar el respeto que sentimos por las personas y por las oportunidades.
  4. Bondad. Que nuestra gentileza sea notoria a todos.
  5. Gratitud. Indica reciprocidad en nuestras relaciones.
  6. Longanimidad. Grandeza y constancia de ánimo en las adversidades.
  7. Perdón. El liberador más grande y poderoso, rompe cadenas, sana heridas.
  8. Libertad. Facultad y derecho de cualquier ser vivo.
  9. Coraje. Tener la conciencia de que hay cosas por las que vale la pena luchar, vivir y por ende actuar en consecuencia.
  10. Responsabilidad. Una obligación adquirida por voluntad propia. Compromiso
  11. Templanza. Realizar las cosas con moderación. Actuar sobrio, prudente, moderado, pensando en ti y en los demás.
  12. Determinación. Compromiso de llevar a cabo lo que debes hacer.
  13. Diligencia. Elimina todo acto innecesario, no pierdas el tiempo, proactivo, solícito.

En esta oportunidad quiero hablar de la honra como una forma de vida. Damos honra cuando respetamos, admiramos, valoramos todo lo que nos rodea, tanto personas, como recursos y oportunidades.

La mejor manera de honrar a Dios es con nuestra propia vida, agradeciendo la oportunidad que nos da de vivirla plenamente. Viviendo comprometidos con la mejora continua, esforzándonos por ser agentes de cambio, de prosperidad, de compasión, de amor. Buscando vivir apasionados, haciendo las cosas con excelencia aún cuando nadie nos mira, primero en casa con los nuestros y luego expandirnos con los demás.

Podemos también honrar nuestro trabajo haciéndolo con todo profesionalismo, buscando actualizarnos, permanecer vigentes, preparados, dando servicio a los demás.

¿Qué les parece honrar nuestro cuerpo? manteniéndolo en nuestra mejor versión, saludable, estético, limpio.

Honrar nuestras relaciones personales, de pareja, de familia, de amigos. Diciendo la verdad, siempre teniendo una buena actitud, apoyando, construyendo, sumando.

Hay muchos temas que quisiera tocar, pero termino con este: honrar el tiempo que tenemos en este mundo. ¿A qué dedicamos nuestro tiempo? Que hemos hecho con nuestra juventud, con nuestra adultez y qué seguiremos haciendo en el tiempo que tengamos disponible.

Nuestro compromiso reestructura todo el universo.

Único e irrepetible

Único e irrepetible

¿Qué hace únicas e irrepetibles a las personas?

Para hablar al respecto cito tres ejemplos de tres personas distintas que admiro mucho. La primera Víctor kuppers, formador internacional español. Dice que las personas somos como bombillas (focos en México) y que transmitimos nuestra propia energía, hay quien va a treinta watts y hay quien va a cien watts, lo podemos llamar química, vibra o feeling pero es muy perceptible; Javier Cebreiros especialista en comunicación humana de origen español, dice que todos somos comunicadores y que si queremos mejorar el mensaje, tenemos que mejorar fundamentalmente al comunicador, no hay buena comunicación externa, sino hay buena comunicación interna, no importa cuantos consejos recibamos acerca de la entonación, dicción, impostación y oratoria, lo más importante es la esencia del comunicador  y por último el apóstol Pablo que dice: son cartas escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres.

Así que lo que nos distingue es el mensaje que enviamos cada día, nuestra actitud ante cualquier situación, la forma en que tratamos a un mesero o a un director empresarial. Nuestra talla y peso, nuestras actividades cotidianas, el acomodo de nuestra agenda, el lugar donde nos estacionamos, la forma en que conducimos o la manera de expresarnos acerca de otras personas ya sean familiares, desconocidos, autoridades o nuestros propios hijos.

Nuestro mensaje es claro y no necesariamente requiere de palabras, porque nuestro lenguaje corporal dice más de nosotros que cualquier frase, nuestras acciones hablan más fuerte que nuestras palabras y nuestras actitudes reflejan lo que hay en nuestro corazón.

Tres buenos valores que debemos de trabajar a través de los hábitos son:

  • Ser impecable en nuestra forma de hablar. Impecable significa sin pecado, esto es: sino vamos a decir nada bueno, sino suma o construye, si ofende a otra persona o si de quien vamos a hablar no está presente para defenderse, lo mejor es no verbalizar esos pensamientos.
  • Ver a las personas con una mirada apreciativa. Bien lo resume en una frase Josef Pieper: La mirada del que ama no es realista es una mirada de proyección.
  • Hacer las cosas con pasión se refiere a realizar las actividades con un amor vehemente, La madre Teresa de Calcuta afirmaba: no importa cuánto des, lo que importa es con cuánto amor lo das.

Hay muchos valores que cambiarán nuestro mensaje, pero esos tres pueden ser un muy buen comienzo, si te gustó alguno ponlo en práctica, empecemos en casa entrenándolo cada día hasta que se vuelva parte de nuestra identidad.

Lo que nos hace únicos e irrepetibles es lo que transmitimos, si vamos a 30 o a 100 watts, el mensaje que damos con y sin palabras y lo que la gente puede leer de nuestra propia vida. Termino con este versículo:

El amor mutuo entre ustedes será el distintivo por el que el mundo los reconocerá como discípulos míos, dijo Jesús. Juan 13:35

Mi poder sobre el destino

Mi poder sobre el destino

Todas las cosas se crean dos veces. La primera vez en la mente, la segunda vez en el mundo material. Por lo tanto, nada es del todo inesperado o sorpresivo porque las ideas que adoptamos como creencias van formando nuestro destino. Por ejemplo, nos convencemos a nosotros mismos y describimos cómo es nuestro mundo con base a nuestra percepción, podemos estar equivocados o no, pero el mundo que nosotros vemos es el mundo donde vivimos, aunque sea muy diferente al mundo real. Otro ejemplo, el significado que le asignamos a las experiencias que vivimos en nuestro pasado influye en las acciones de nuestro presente afectando directamente nuestro futuro. Y un ejemplo más, lo que pienso de mí mismo, hará que mi cerebro busque pruebas para confirmar que eso que pienso de mí, es la verdad y me da identidad. De igual manera lo que piense de los demás mandará un mensaje fuerte y claro a las personas que me rodean, aún sino les menciono nada, porque mi lenguaje corporal, como la mirada, mi entonación, mi postura, les transmitirá mi sentir y creará un ambiente entre nosotros.

Cualquier área de nuestra vida que no nos esté dando el fruto que deseamos, o incluso que tengamos áreas de oportunidad muy evidentes, requiere que tomemos la responsabilidad al 100% y ver cómo lo podemos mejorar nosotros mismos.

De tal forma que, si queremos realizar un cambio en nuestra vida para mejorarla, no será estableciendo nuevos objetivos o metas, debido a que ello no me entregará nuevos resultados, tampoco será esperando un cambio en las personas que nos rodean, porque a la única persona que podemos cambiar es a nosotros mismos. ¿Qué si lo hará? Un cambio de estilo de vida porque un estilo de vida no es un resultado es un proceso y para cambiar el estilo de vida tenemos que abrir nuestra mente a nuevas ideas, mismas que podemos sacar de libros, de experiencias, de pláticas y de mentores.

Una creencia negativa en nuestra mente nos puede apartar de un destino mejor, el primer lugar donde perdemos una batalla es en nuestro propio pensamiento, toda nuestra energía debe estar enfocada en construir hábitos basados en valores, no en perseguir resultados, debemos asignar un significado mas útil a nuestro pasado, así nos será más fácil tomar acciones más útiles en nuestro presente. La vida de las personas que están más cerca de nosotros nos habla claramente de lo que nosotros somos en realidad. Si nos enfocamos en las cosas positivas y decidimos ver oportunidades y desafíos antes que fatalismos y negatividades, nuestra actitud, posición ante la vida y lenguaje corporal serán otros. Si creemos en nosotros mismos y apostamos por nosotros mismos, hay dos opciones o ganamos o aprendemos. Si creemos en los demás y los vemos con una mirada de proyección crearemos un ambiente de crecimiento.

Nada a cambiado, pero al cambiar yo, todo ha cambiado.

Empatiza con tu yo futuro

Empatiza con tu yo futuro

A veces nos cuesta entender que nuestras decisiones nos conducen a nuestro destino. Cada acción por mínima que parezca influye de manera importante creando situaciones posteriores en el futuro. Es común creer que pequeñas decisiones no son relevantes, que mañana habrá tiempo, que pequeñas acciones no cambian nuestra vida.

En una ocasión un vendedor de seguros me preguntó ¿Quién te cuidará cuando seas un adulto mayor? Le contesté: la verdad no lo sé, tal vez nadie, a lo que me respondió: la persona que mejor cuidará de ti cuando seas viejo, eres tú mismo ahora de joven. Si haces un ahorro para el retiro hoy que tienes mayor posibilidad económica, cuando pintes canas tendrás otra situación.

Recuerdo también que un tío me dijo: todo el ejercicio que hagas hoy es una inversión que disfrutaras desde el día que comienzas hasta tu muerte. Tu salud y calidad de vida serán diferentes a si no lo haces.

Nos cuesta tanto decidir en favor de nuestro yo futuro, tal vez lo veamos muy lejano, o tal vez nos gusten las recompensas inmediatas tanto que nuestra mente no nos permite visualizar, planear, advertir realizando acciones preventivas para anticiparnos a problemas posteriores y prevenir situaciones difíciles.

Ir todos los días a un trabajo que no te apasiona, vivir con una persona que no amas, pasar muchas horas frente a una pantalla ya sea del móvil o un televisor, comer sin restricciones, sin orden, sin conciencia, como dicen los colombianos sin juicio, que en nuestra agenda no haya un espacio para la lectura, para la actividad física, para proyectos personales, para emprendimientos, para los amigos, para la familia, no trabajar cada día en tus relaciones personales. Esas también son decisiones y crearán un destino.

La invitación es a reflexionar hacia dónde me llevan mis acciones de cada día, ¿estoy cambiando o sigo siendo el mismo? ¿qué es lo que en verdad quiero? ¿estoy alimentándome de la mejor manera? ¿cuido mi trato con las personas? ¿tengo una dieta intelectual?

Muchas personas le llaman destino al azar, a la suerte, a la inacción, a la inercia, pero otros le llaman destino a su esfuerzo, a lo que hacen con sus ratos libres, a la hora en la que deciden comenzar su día, a la creación de hábitos pensando en ese yo futuro y en la calidad de vida que se quieren dar.

Les comparto algunas frases que me hacen mucho sentido al respecto:

 Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir para siempre. Gandhi

No sé en qué momento llegan la inspiración y la creatividad, lo que sé es que hago todo lo posible para que, cuando lleguen, me encuentren trabajando. Pablo Picasso

No te prepares, mantente preparado, permanece vigente, no sabes cuando conocerás al amor de tu vida o una oportunidad de negocio a la vuelta de la esquina.  Alejandro Gómez

SACAR RESULTADOS A TRAVÉS DE LAS PERSONAS

SACAR RESULTADOS A TRAVÉS DE LAS PERSONAS

Una de las competencias que requerimos como líderes es que las personas que están bajo nuestra responsabilidad den resultados. Me gustaría señalar algunas áreas de oportunidad que he detectado con dos ejemplos: un ejemplo en el ámbito laboral y el otro en el ámbito familiar. Con el objetivo de reflexionar y buscar una solución práctica.

  • Asumir que la persona bajo mi línea de mando sabe lo que tiene que hacer.
    • Ámbito laboral. Un vendedor con buenos resultados sube de nivel a supervisor, una de las nuevas responsabilidades como supervisor es manejar Excel y hacer presentaciones mensuales de indicadores de ventas a gerencia. Asumo que lo sabe hacer y sin indagar, ni capacitación previa le asigno sus nuevas responsabilidades. Coloco al nuevo supervisor en una situación muy incómoda y difícil. El manejo de software, hablar en público, la habilidad para revisar indicadores y presentarlos a una jerarquía mayor pueden provocar estrés y una junta muy poco productiva, con una mala primera impresión para el colaborador.
    • Ámbito familiar. Mi hijo muestra inseguridad para relacionarse con otros niños, se pone muy nervioso, se aísla, y se bloquea mentalmente ante situaciones sencillas desde mi punto de vista. Sin desarrollar su autoestima ni enseñarle habilidades sociales, le grito, lo presiono y le muestro mi desaprobación a su incapacidad. O desacredito sus emociones.   Lo hago sentir desaprobado, incapaz y lastimo su autoestima.
  • Juzgar a los demás a partir de lo que yo puedo hacer.
    • Ámbito laboral. Todos tenemos habilidades diferentes y si a mi se me facilitan tareas por mis facultades personales, mi formación y mi experiencia no puedo pretender que todos sean como yo, piensen igual y se les faciliten de la misma manera que a mí dichas tareas, exigiéndoles la misma capacidad que yo poseo.
    • Si para mi alguna situación es sencilla no puedo dar por hecho que a mis hijos o a mi o pareja les resultará igual de sencilla.
  • Liderazgo intimidatorio.
    • Este tipo de liderazgo no es a largo plazo, los gritos, insultos, la humillación y el miedo no compromete a las personas, al contrario. Además, no logrará retener a colaboradores con potencial. No favorece un ambiente laboral de creatividad y trabajo en equipo. No crea compromiso, ni canales de comunicación, elimina la proactividad y la actitud de servicio en el equipo.
    • Un liderazgo basado en el miedo destruye las relaciones y solo crea sentimientos de rencor y odio; crea rebeldía o destruye la autoestima de las personas. Tarde o temprano lo que das te lo das.
  • Sobreprotección.
    • Terminar realizando las tareas del personal a tu cargo, no saber delegar, no crear líderes, no permitir que tomen decisiones, no poner límites, deja al líder agotado, exhausto, sin tiempo personal. Creando equipos de trabajo con una productividad muy pobre.
    • Crear un mundo a los hijos donde no existen consecuencias, y los beneficios no van acompañados de responsabilidades, crean personas sin herramientas para enfrentarse al mundo real, incapaces de responsabilizarse a largo plazo, mal agradecidas que creen que la vida les debe algo, sin tolerancia a la frustración y con una actitud de víctimas.
  • Juzgar y etiquetar
    • Encasillar a los colaboradores por acciones incorrectas y catalogarlos como personas incompetentes, entre otros adjetivos, aunque no se los digamos con palabras, se los decimos con nuestro lenguaje corporal, con nuestra mirada, con nuestra forma de dirigirnos a ellos. La presión externa e interna en los colaboradores crecerá bloqueando sus capacidades de aprendizaje y crecimiento personal.
    • La mirada del que ama no puede ser objetiva es una mirada de proyección. Si tú no construyes una autoestima fuerte en tu familia, difícilmente alguien lo hará.

Mateo 20:26

Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente.

Jesús