Archivos de la categoría hábitos

Viceversa

Viceversa

Cuando queremos realizar un gran cambio como perder tallas, tenemos que tomar en cuenta lo que implica el desafío, porque algo vital del proceso es cambiar de tribu. Para lograr reducir tallas la fórmula es muy sencilla, menor consumo de calorías (déficit calórico) y el incremento de actividad física. (Aumento de gasto calórico) después solo agregar constancia y paciencia. ¿Por qué entonces es necesario cambiar de tribu para lograr estos cambios? En mi opinión aquí están las situaciones más comunes y determinantes. 

  1. La persona con la que más tiempo compartimos. En este caso me refiero a aquella persona que vive bajo nuestro mismo techo y con quien regularmente decidimos el tipo de alimentos que tendremos disponibles en casa o los restaurantes a los que asistiremos. No puedo generalizar pero en la mayoría de los casos esta persona no solo influye en el tipo de alimentación, también en los horarios, la frecuencia y las cantidades. Efectivamente no nos ponen una pistola para obligarnos a comer lo mismo, pero ponen a prueba nuestra fuerza de voluntad constantemente y muchas veces nos insisten y chantajean para que las cosas no cambien en nuestra rutina de alimentación. Exigen que haya cierto tipo de alimentos disponibles que no suman para lograr el objetivo, se molestan, desacreditan, se burlan y proactivamente llenan la casa de comida con alto índice calórico. Viceversa hay personas que sus buenos hábitos y su manera de vivir nos contagia, facilita las cosas, suma en el proyecto y nos aporta resiliencia ya que con el ejemplo nos impulsa positivamente.
  2. Las personas con las que compartimos los fines de semana. Mientras hay tribus que consideran que los fines de semana son para competir, hacer triatlones, salir a la naturaleza, crear recuerdos, montar bicicleta, recorrer grandes distancias, irse todo el día al deportivo y después comer algo ligero, viceversa hay tribus que ven el fin de semana como la oportunidad para hacer varios kilos de carne asada, beber alcohol, desvelarse, dormir mucho, ver películas todo el día y comer frituras. Mi opinión es que podemos hacer un poco de todo, pero si ya tenemos kilos demás y el objetivo es perder tallas necesitamos reflexionar al respecto. Porque quiere decir que estamos descuidando nuestro comportamiento. Si el costo de mantener un gusto es nuestra salud, el precio que estamos pagando es muy elevado.   
  3. Las personas de nuestro círculo más cercano. Si dentro de nuestro círculo de cinco personas con las que mayormente tenemos relación como amigos, compañeros de trabajo o familiares no hay un ejemplo de buenos hábitos, difícilmente los tendremos. Somos el promedio de las personas con las que convivimos. Si en ese grupo se considera que no hay tiempo para hacer deporte, que no tienen energía, que el deporte no es lo suyo, que no se puede dejar el alcohol, que no pasa nada, que la comida es un premio y un placer, difícilmente habrá un cambio y viceversa si nuestro grupo de personas los buenos hábitos son una realidad, nos será más sencillo practicarlos.

Ya he hablado antes que entiendo que hay personas que es difícil sacar de nuestra vida, mi recomendación es eliminar a cero el contacto con personas que no suman en nuestros proyectos de mejora, pero si no es posible, incluye en tu círculo a personas que tengan el tipo de vida que quieres tener e incrementa la frecuencia de su compañía.

Ahora si eres el líder de una familia o de un hogar y tú decides el rumbo de tu familia, es nuestra responsabilidad como líder proveer salud, y definir el estilo vida de nuestra tribu.     

Energía para todo

Energía para todo

Tengo  ganas de hacer tantas cosas, bailar salsa con mi mujer a nivel competencia, tocar la guitarra, escribir un libro, dominar el inglés, correr un Ironman, mejorar mi habilidad en las barras, leer varios libros, trabajar, entrenar a mis hijos, salir con mis amigos, ganar dinero, abrir un negocio nuevo, aprender jiu jitsu, ser conferencista;  en fin quiero tantas cosas, Pero me doy cuenta que necesito recursos de muchos tipos, en mi opinión los más importantes son:

  • Salud
  • Tiempo
  • Energía

Me he dado cuenta que todas las actividades que pretendo realizar compiten por el mismo espacio de tiempo para que las pueda llevar a cabo, esto es: el día tiene 24 horas y tengo que saber administrar ese tiempo para asignarle un espacio a cada actividad, no hay tiempo para hacer todo lo que quiero, tengo que elegir y establecer mis prioridades. Ahora algo que pasé por alto mucho tiempo pero que hoy he logrado comprender, es que dispongo de una cierta cantidad de energía al día determinada, energía que me sirve para poder enfocarme y poder esforzarme en lo que quiero lograr, esta energía no es inagotable, por ello tengo que disponer de ella con inteligencia para aplicarla en mis prioridades.

Si nuestro cien por ciento de energía y tiempo son para el empleo, no tendremos más energía ni tiempo que ofrecer para nuestros demás intereses, como las personas que nos importan, nuestro cuidado personal, nuestro crecimiento etc. No podemos pretender trabajar 16 horas al día de lunes a domingo y después tener energía para cuidar de nosotros, tener actividad física, leer, fomentar nuestras relaciones personales y disfrutar de alguna actividad recreativa. Necesitamos descansar, dedicarnos tiempo, sembrar cariño en los que amamos, divertirnos, invertir en nuestro crecimiento o perderemos nuestro recurso más importante y vital, la salud.

De la misma forma no puedo dedicar todo mi tiempo y energía a descansar, ver películas, jugar videojuegos, ver videos y series porque sucederá lo mismo, descuidaré todas las demás áreas de mi vida. 

Muchas veces pasé por alto esta verdad: mi energía no es inagotable. Al principio busqué robarle horas al descanso, pero el resultado no se puede mantener a largo plazo, siempre estás cansado, descuide mis relaciones por no darles el tiempo y la energía que merecen, deje de crecer como ser humano por no invertir en mi desarrollo, deje de divertirme, deje de hacer lo que me hace feliz, perdí mi salud.

No pretendo convencer a nadie de lo que creo, solo te comparto lo que a mi me ha funcionado, nunca es falta de tiempo o falta de energía, siempre es cuestión de prioridades, es un tema de mayordomía, saber administrar tus recursos y elegir las actividades a las que les daremos nuestro cien por ciento. ¿Cómo elijo esas actividades? uff no es un tema sencillo, lo definiría de la siguiente manera:

  1. Primero conocer nuestro propósito en  la vida, una vez que sabemos quiénes somos y a qué venimos a este mundo tomar decisiones es fácil.
  2. Entendiendo que el secreto de la felicidad está en el compartir, así que la gente es lo más importante.
  3. Buscar mejorar cada día como ser humano, invertir en nuestra mente, nuestro físico, nuestras emociones, sentimientos y nuestro espíritu, porque invertir tiempo y energía en estar más preparados y ser mejores nos coloca en una mejor situación y oportunidad para cualquier actividad que queramos realizar.
  4. Comprender que no hay nada más grande que el amor.

Comparto tres frases al respecto espero te gusten:

  1. Aprovechen bien el tiempo. Apóstol Pablo
  2. Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo. Salomón
  3. Tu empleo te da un sueldo que tu pagas con el tiempo que le dedicas a realizarlo. Alejandro Gómez

Carácter fuerte

Carácter fuerte

Es común que mucha gente piense que una persona que grita, golpea paredes, rompe puertas, agrede física y verbalmente a las personas, maltrata a sus familiares y empleados siendo prepotente, violento, agresivo, soberbio y patán se considere así mismo como una persona de carácter fuerte, incluso los que están a su alrededor lo creen también cuando en realidad es todo lo contrario.

En una ocasión platicando con una jovencita me decía que su pareja era muy impulsiva, de carácter fuerte, entonces le pregunté por qué pensaba eso, me contestó que en ocasiones la maltrataba a ella, o al guardia de seguridad de su privada, fácilmente levantaba la voz, humillaba a la gente cuando lo hacían enojar y se portaba un poco agresivo y altanero. 

-Le pregunté: ¿sabes que significa la palabra impulsivo? La impulsividad se define como la característica que hace que una persona hable o actúe sin cautela y sin reflexionar previamente, dejándose en cambio llevar por la primera impresión o, valga la redundancia, el primer impulso que siente. ¿tú crees que ese sea el mejor adjetivo para describir el comportamiento de tu pareja? porque algo impulsivo sería decir te amo cuando no lo esperas, llevarte flores porque sí, salir sin ningún plan establecido o sacarte a bailar en un restaurante o mientras caminan por una plaza. ¿Pero agredir o maltratar a alguien con la intención de humillarlo y amedrentarlo se puede describir mejor con otros adjetivos no crees?

¿Qué es un carácter?  el carácter de una persona resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación, circunstancia o acción determinada. Dicho con otras palabras, el carácter no es algo que sea producido por nuestro cuerpo, sino que se basa en la interacción.

La mejor manera de construir un carácter es tomando como base los principios básicos universales y desarrollar la ética del carácter, implementando valores como: la integridad, la humildad, la fidelidad, la mesura, el valor, la justicia, la paciencia, el esfuerzo, la simplicidad, la modestia, y la regla de oro. La autobiografía de Benjamín Franklin es una suma de esfuerzos por tratar de integrar estos valores a su naturaleza convirtiéndolos en virtudes. 

Entonces ¿qué significa ser una persona con carácter fuerte? En mi opinión es una persona que diariamente ejercita sus valores y por consiguiente de manera habitual responde a cualquier persona, circunstancia o situación con el objetivo de resolver, sumar y promover un buen ambiente a sí mismo y a quienes lo rodean.

Por último menciono cinco valores que considero vitales para desarrollar un carácter fuerte:

  1. Longanimidad: Grandeza y constancia de ánimo en las adversidades.
  2. Humildad: Imitar el carácter de Jesús.
  3. Gratitud: Indica reciprocidad en las relaciones.
  4. Amor: El más importante de todos, amar a los demás como a nosotros mismos. (empezamos con nosotros mismos)
  5. Bondad: Que nuestra gentileza sea notoria a todos los demás.

Citando a Abigail Van Buren el mejor índice del carácter de una persona:

  1. cómo trata a una persona que no le puede devolver nada bueno a cambio
  2. cómo trata a una persona que no puede o no se sabe defender.

Especialistas en una sola cosa

Especialistas en una sola cosa

Mi esposa tiene una amiga desde hace más de veinte años, es parte muy importante de su vida. La relación entre mi esposa y yo en un principio fue muy mala, la verdad muy negativa, codependiente, tóxica, tomamos muchas malas decisiones y nos hicimos mucho daño. Hoy día tenemos más de diez años juntos y aunque no somos perfectos; tenemos una relación muy sólida, con mucho respeto, amor y cariño. Su amiga conoce de primera mano la peor versión de mí y ha sido testigo de nuestro cambio, ha visto cómo hemos construido una vida diferente y como restauramos una relación que parecía no tener futuro. Hace unos meses vino a visitarnos y me hizo una pregunta muy interesante. 

-¿cómo hicieron para cambiar de tal manera su relación? es que no lo puedo creer, ¿cómo lo lograron?

Estuve reflexionando en la pregunta y entiendo perfectamente que la decisión fundamental que tomamos fue incluir a Dios en nuestras vidas, nos queda claro que sin su intervención no lo hubiéramos conseguido. Sin embargo fue necesario hacer nuestra parte, hubo que implementar cambios de comportamiento indispensables para que consiguieramos vencer el desafío y salvar nuestra relación.

Teníamos tantos problemas y tantas áreas de oportunidad que no sabía ni cómo, ni por dónde empezar; tanto nuestra vida personal como nuestra relación era un desastre total. Recorrimos un largo camino y esto es lo que aprendí, espero te sirva.  

La manera más viable de cambiar tu vida no es cambiando toda tu vida. Si tratas de cambiar todo al mismo tiempo, rápidamente te encontrarás a ti mismo en los mismos comportamientos del pasado. Pero si sencillamente te enfocas en un hábito específico y trabajas en él hasta que se vuelva parte de tu día a día, te darás cuenta que toda tu vida cambiará naturalmente como efecto de ese esfuerzo. Podemos mejorar toda nuestra vida dominando una sola cosa.

En mi caso específico mi pareja estaba harta, literalmente harta de las promesas vacías. ¿quiéres hacerla enojar? prometele que vas a hacer algo. Así que me enfoque en no prometer, decidí que a partir de ese día mis acciones hablarían por mi. De hecho una de mis frases favoritas es: No es necesario decir lo que vas a hacer, porque al hacerlo se dice solo. No fue fácil pero desde entonces trabajo cada día en que mis acciones hablen por mi. Te pongo algunos ejemplos: me esforcé en no levantar la voz, no mentir, acompañarla a donde me pidiera, lavar los trastes sin que me lo pida, empezamos a asistir a un curso prematrimonial, deje de pelear con otros automovilistas al manejar, me esforcé en escucharla, le pedí que se casara conmigo y le dí un anillo de compromiso, comencé a leer, emprendí mi propio negocio, nos casamos, nos embarazamos, etc.

Esa sola decisión ha impactado toda mi vida y los cambios se han dado de manera natural en todas mis áreas, en mis relaciones, mi trabajo, mi manera de pensar, mi manera de ser, es una filosofía de vida que he adoptado y que cada día decido implementar. No, no soy perfecto, eso no existe, pero si te puedo decir que me esfuerzo con todo mi ser por vivir a la altura de mis valores y la gente que en verdad me conoce como la amiga de mi esposa, mis amigos, mis clientes, mi familia y sobre todo mi esposa lo pueden constatar.

Con el tiempo he venido haciendo más cambios, la versión de mi que era hace diez años, incluso la que era hace 6 meses no tiene nada que ver con mi versión actualizada. Eso me recuerda una frase de Xesco Espar: Cada nuevo desafío, cada nueva temporada demanda un nuevo nosotros, una versión actualizada. He descubierto que para cambiar toda una situación es más viable si nos enfocamos en una sola cosa, como por ejemplo: Obtener un ascenso, perder peso, mejorar nuestra situación económica, restaurar una relación, emprender un negocio, aprender una disciplina, un idioma, un deporte, empezar a leer, a escribir, en fin cualquier tipo de comportamiento. Somos capaces de cambiar toda una situación dominando una sola cosa.    

¿Cómo percibe la gente lo que hacemos?

¿Cómo percibe la gente lo que hacemos?

En la mayoría de los casos cuando acompaño en un programa de pérdida de peso a un cliente, uno de los retos más importantes a enfrentar es el de la resistencia que ofrecen la familia y amigos cercanos al cambio, se muestra una actitud bastante negativa ante las decisiones y los nuevos comportamientos de una persona que opta por cambiar de vida.

Lo primero que sucede es que comienzan las burlas y las frases de desacreditación, opiniones y gestos sarcásticos con la intención de que el interesado pierda la confianza en sí mismo; seguidos de una narrativa de las razones por las cuales la persona que desea cambiar de vida está equivocada.  Cada cambio de comportamiento como por ejemplo: levantarse más temprano, comer más saludable, limitar el uso del celular, activarse físicamente, no beber alcohol en reuniones o contratar a un profesional que guíe en este tipo de procesos, está acompañado de la desaprobación de los más cercanos, influyendo negativamente con el objetivo de hacerlos desistir. Por supuesto que no puedo generalizar, pero difícilmente hay personas que expresan palabras de aliento y brindan el apoyo necesario para fortalecer la convicción de una persona que emprende un proceso de transformación.

Es común recibir todo tipo de críticas, además de una serie de opiniones de lo que debería de hacerse para perder peso fácilmente, expresándose como expertos, incluso en algunos casos los consejos provienen de personas que no lo aplican en su propia vida; más sin embargo dan opiniones como si pudieran garantizar que éstas funcionarán en cualquier persona, bajo cualquier circunstancia.

Primero que nada quiero decirte que esta situación no se debe a que no te aprecien, tiene una razón de ser, a la mayoría de las personas no les gusta el cambio, el cambio genera resistencia por sí mismo, ya que es una invitación externa a cambiar comportamientos; de igual forma a la mayoría de la gente no le gusta que a su alrededor exista quien se esfuerce, quien se atreva y menos quien tenga éxito, por ello entendamos que solo es una situación a resolver, que no debemos tomarlo personal y mucho menos suspender el nuevo comportamiento.

La manera en que las personas perciben lo que haces, es el resultado de sus propias experiencias, las cuales no podemos controlar, también es el resultado de sus preferencias, las cuales no podemos predecir y por último es el resultado de sus propias expectativas, que no podemos establecer.

Si tus decisiones no empatan con sus expectativas no es problema tuyo, ni te concierne, les concierne a ellos.

Mi primera recomendación:

No platiques lo que vas a hacer, que tus hechos lo platiquen por ti.

Segunda recomendación:

Limita lo más posible pasar tiempo con ese tipo de personas que no suman en tu vida y que no aportan en tus proyectos positivos.

Tercera recomendación:

Rodéate de gente que crea en ti y que te apoye en tus buenas decisiones.

Conversaciones con personas exitosas

Conversaciones con personas exitosas

Esta mañana tuve un entrenamiento muy intenso, salí a correr con tres amigos y después nos fuimos a tomar un café. 

Quiero destacar el tipo de conversación que se llevó a cabo en esa mañana, las características fueron las siguientes:

  • No juzgamos, ni criticamos a nadie (presente o ausente)
  • No hablamos mal de nuestro gobierno, ni de la situación actual.
  • Nos enfocamos en  escuchar a los demás y citar frases de libros que nos pudieran ampliar la perspectiva.

La reunión me dejó un buen sabor de boca, compartimos experiencias, nos apoyamos, hablamos acerca de escritores que han dejado huella en nuestra vida y hablamos de tácticas y estrategias que pueden ser útiles en diferentes situaciones. 

El motivo de este comentario es porque no deja de sorprenderme la gran diferencia que hace la gente que te rodea, desde las actividades como: levantarse temprano, entrenar, esforzarnos en equipo, motivarnos para lograr romper nuestros límites; la sana convivencia sin criticar, ni juzgar a nadie, poniendo el foco en lo positivo,  conversaciones con personas exitosas donde nacen ideas, tácticas y un excelente compañerismo.

Con personas así a tu alrededor es más fácil hacer deporte, comer sano, crecer, mejorar cada día y sobretodo ser feliz. Te dejo los siguientes dichos y frases de líderes mundiales al respecto:

  • Somos el promedio de las cinco personas con las que nos juntamos.
  • Dime con quién andas y te diré quien eres.
  • Mejora la calidad de tu vida, mejorando la calidad de tus relaciones.
  • Dime quienes son tus amigos y te diré en dónde estarás en 5 años.
  • El que con lobos anda a aullar se enseña.
  • Nuestra felicidad está íntimamente ligada con la calidad de nuestras relaciones.

La mejor recomendación es reducir  a cero el contacto con personas que no suman en tu vida,  es duro pero cierto. Ese tipo de personas que no creen en ti, que te recuerdan constantemente tus errores del pasado, que no te apoyan en proyectos positivos, que te critican, te juzgan sistemáticamente y no solo a ti, sino como estilo de vida critican a todas las personas y observan lo más negativo de todas las situaciones; regularmente siempre se están quejando. Sin embargo entiendo que hay personas que es difícil sacar de tu círculo cercano: una mal jefe, un mal líder, un familiar complicado etc. Entonces la mejor ayuda que podemos recibir es incluir en nuestra vida a personas que siempre están sumando, con buena actitud, con un enfoque positivo, personas con pláticas inspiradoras que nos ayuden a balancear el peso negativo de las personas complicadas.

Somos seres de encuentro, si todos nos esforzamos en desarrollar nuestros propios talentos para ponerlos al servicio de los demás, creceríamos en conjunto y este mundo sería un lugar maravilloso para vivir. 

Construir una autoestima sólida

Construir una autoestima sólida

Cuando somos niños, nuestros padres o tutores se encargan de formar nuestra autoestima, algunas personas tienen la suerte de tener muy buenas experiencias al respecto y contar con una sólida autoestima, pero otros no tanto. Después al socializar ponemos a prueba lo aprendido en casa y vivimos con base en el trabajo que hicieron o no hicieron nuestros formadores. Y vamos viviendo situaciones donde nuestra autoestima es puesta a prueba, entonces dependiendo el significado que le demos a las cosas nos formamos una opinión de nosotros mismos.

De cualquier forma, a mi manera de ver las cosas, la autoestima se trabaja todos los días y si no tuvimos buenas experiencias al respecto, al crecer, deja de ser culpa de otras personas y es nuestra responsabilidad, construir, trabajar, mejorar y gobernar nuestra autoestima.

Es común decir que no nos importa la opinión de los demás, personalmente a mi me importa, pero no me define. Si yo hago un trabajo y le pongo mucha dedicación y cariño y los comentarios a mi esfuerzo son duros, por supuesto que me afecta, pero no me destruye.

No busco mi estima en la estima que me tiene alguien más, o en la opinión de alguna persona. mi estima la busco en la opinión que tengo de mí.

Escuchando a Dante Gebel en una conferencia mencionó el mandamiento de amar a tu prójimo como a ti mismo. Y me hizo ver que el requisito para amar a los demás es que primero me tenía que amar a mi mismo, la verdad no lo había notado.

Creo que hay veces que nos juzgamos fuertemente, que nos hablamos sin cariño, que nos sentimos incapaces de lograr o superar retos, que no apostamos por nosotros mismos, que no nos valoramos lo suficiente, que no nos respetamos, que nos dejamos dominar por el miedo, que dejamos de arriesgarnos y dejamos de luchar por lo que queremos.

Lamentablemente la gente identifica esa debilidad en nosotros y se aprovecha cada que tiene oportunidad. Pero no es su culpa. Entonces me vuelvo desconfiado, osco, agresivo o me aíslo para no ser lastimado, me cuesta trabajo poner limites y mas me decepciono de mi mismo y me autoflagelo o hago berrinche, y busco que nadie me vuelva a lastimar. ¡Eso es imposible! Las personas se equivocan y todos somos seres de encuentro la felicidad está en el compartir. ¿cómo lo resuelvo?

A mi forma de ver las cosas es con amor. Así que empiezo por perdonarme, por todas las veces que no supe poner límites y se aprovecharon de mí. Después pongo reglas de convivencia, primero conmigo mismo, empiezo por hablarme con cariño y respeto, dejo de ser tan ofensivo y duro conmigo mismo. Segundo pongo reglas de convivencia con las personas que trato. El mismo respeto que ofrezco es lo que pido a cambio, sino lo recibo no hay problema lo perdono y pongo límites. Elijo bien a las personas que dejo entrar a mi círculo más íntimo.

Tercero confío en mis capacidades, si yo me preparo y me educo, sube mi autoestima. Como ser humano estoy lleno de oportunidades, de capacidades, de aprendizaje, de herramientas a desarrollar. Así que las pongo en práctica. ¡Y me preparo! No lo sé todo, pero puedo aprender, y me enseño a dar lo mejor de mí siempre. Todo en mi lo puedo trabajar y mejorar, y cada meta alcanzada subirá mi autoestima.

No somos personas hechas, estamos en construcción.

Alejandro Gómez

No te prepares

No te prepares

No te prepares

Es una lástima cuando llega una oportunidad y no estamos listos, por ejemplo: una invitación al extranjero y no tener tu pasaporte en orden, conocer a la chica de tus sueños y no estar presentable, una entrevista de trabajo espontánea y no poder llegar a tiempo, una plática en inglés y no saber el idioma, encontrarte en un elevador con una persona que te puede catapultar en tu proyecto y no tener preparado tu (speech elevator), etc. pero es un acierto cuando estamos listos.

Hay ocasiones en que estamos en el lugar correcto, en el momento correcto, pero ¿qué pasa si no estamos listos? Al final del día la gente entenderá que, si nadie te avisó, podamos contestar lo siento, no estoy preparado y nos van a entender, pero la oportunidad no va a volver. ¿cómo puedo estar preparado si nadie me avisó? Existen oportunidades que así son.

A mí me apasiona dar conferencias, a principio de año me invitaron a un concurso de perdida de peso, el más importante de mi ciudad. Me tocaba dar la conferencia de inicio del concurso el 3 de marzo, pero hubo un inconveniente con la Secretaria de Salud y no pudieron apoyar con el personal que realizaría el trabajo en la etapa de pesajes que se realizó el último fin de semana de febrero.

La organizadora me pidió apoyo, porque le avisaron con muy poco tiempo de anticipación que no contaría con el grupo de enfermeras que cada año realizan esa labor; viendo la situación con gusto accedí.

La logística consistía en Inscribir a los participantes, medirlos, pesarlos y darles una charla de motivación en grupos de 20 personas más o menos. El concurso tiene 9 años llevándose a cabo y tiene mucha convocatoria, los premios son muy atractivos. La platica de motivación corría a cargo de una psicóloga que mandó el Instituto de la familia.

Todos estábamos trabajando solo había pasado una hora, cuando me manda llamar la organizadora; y me dice: Alex ¿Estás listo para dar la plática motivacional? Estar en el momento correcto, en el lugar correcto. Era la oportunidad perfecta para que conocieran mi trabajo, estaba la prensa local, los patrocinadores, personas importantes del estado y más de 800 personas con la intención de perder peso.

Esa oportunidad me abrió muchas puertas, nuevas oportunidades de trabajo, clientes nuevos y disfruté mucho ese fin de semana.

Si te mantienes preparado, no tienes que prepararte. Si estudias todos los días, no tienes nervios 2 días antes del examen, si cada día te arreglas para conocer al amor de tu vida, el día que llega, tú estás listo, si mantienes tu cuerpo con un estilo de vida saludable, estas listo para la foto, la piscina, el viaje, la playa, la fiesta etc.

Si te mantienes preparado, no tienes que preparate     

Alejandro Gómez

La Dieta

La Dieta

¿Qué es una dieta?

A mi manera de ver las cosas, las dietas son una serie de instrucciones que nos indican que comer, y paradójicamente las personas que buscamos perder peso, anhelamos una dieta que sea fácil de seguir, que pueda incluir alimentos o bebidas que disfruto, pero que aun así, den el resultado que espero y regularmente estas dietas se quedan pegadas en el refrigerador y las olvido al tercer día, claro después de darme mil explicaciones del por qué? no es ideal para mí.

a cambio de ese comportamiento que ya vimos no funciona, te ofrezco crecer como persona y desarrollar la cultura de tu cuerpo. basada en tus valores, sueños y objetivos. Requiere un trabajo fuerte de creación de hábitos, pero vale la pena.

Te comparto la Cultura de mi cuerpo está basada en mis valores y estándares de vida. De tal manera que dejé de estar a dieta, crecí como persona y me construyo cada día con base a lo que creo. La puedo probar y modificar cuando yo lo decida, nadie me supervisa, ni me impulsa a seguirla, nace de mis valores y depende de mí respetarla o ignorarla.

La Cultura de mi Cuerpo Alejandro Gómez

  1. Los alimentos no son buenos o malos, solo tienen una información genética y provocan ciertos efectos en el cuerpo humano al ingerirlos.
  2. El alcohol no está diseñado para el cuerpo y su consumo provoca efectos muy negativos a nivel cerebral y físico.
  3. Como dicen los colombianos: hay que ser juicioso para comer.

No puedo decidir solo por sabor. Para evaluar si me lo como o no, tengo que considerar su índice glicémico, número de calorías, día de la semana, la hora del día, mi posibilidad de actividad física posterior, efecto sobre mi energía, vitalidad, nutrimentos y la cantidad.

  • El refresco o cualquier bebida azucarada nunca es una opción para mí.
  • El consumo de carne afecta al calentamiento global, te invito a que investigues, la cantidad de agua y de hectáreas de tierra que se ocupan para lograr 500 gramos de carne. La grasa animal tiene un efecto negativo mucho mayor al positivo que me puede dar ese tipo de proteína.
  • Siempre hay opciones.
  • No hay mejor sabor que verse y sentirse bien.
  • No soy carnívoro, ni panero, ni postrero, quesero, ni muero por los chocolates o los postres. (lenguaje constructivo) Un tipo de alimento no me define, soy más que la comida.
  • La comida no es tan relevante en mi vida, mis proyectos si lo son.
  • No puedo dejar que se junten 48horas sin tener un entrenamiento físico formal.

Las dietas a mi modo de pensar son soluciones muy pequeñas para un problema muy grande. Hablemos mejor de transformación de crecimiento, de elevar estándares.

Alejandro Gómez

Por qué hacer ejercicio?

Por qué hacer ejercicio?

Incluir el ejercicio como parte de tu vida, no es sólo decidir un lugar en donde entrenar, tampoco es solo una forma para tener un cuerpo esbelto, o algo que se tiene que hacer para perder peso, esas son percepciones muy limitadas.

Comprender el valor que tiene la actividad física en los seres humanos es entender lo que significa el movimiento para nuestras vidas, para el desempeño, para cada parte de nuestro cuerpo, para los órganos, para la homeostasis, para la energía, la vitalidad, para la restauración de los telómeros retrasando así el envejecimiento, para la oxigenación, para nuestro sistema cardiovascular; significa ser consciente de como la actividad física influye en las funciones avanzadas del cerebro, como la capacidad de socializar, de analizar información, de grabar movimientos cotidianos, de tomar decisiones, cómo potencializa las diferentes memorias, la atención, el ánimo, la creatividad; como ser activo es un factor en creación de endorfinas, es comprender  la manera en la cual el deporte ayuda a nuestro cerebro mejorando el riego en la parte prefrontal, como favorece la creación de hipocampos, como interviene en la creación de nuevas conexiones neuronales, como reduce niveles en sangre de todas las sustancias que producimos, es saber como el ejercicio físico por si solo controla el estrés, el distrés, como influye en las emociones, como nos ayuda a desarrollar valores como la autodisciplina, la automotivación, el esfuerzo, la tolerancia a la frustración, la determinación, el trabajo en equipo. Y también como esos valores que solo se aprenden al experimentarlos los podemos llevar a todas las áreas de nuestra vida. La Actividad física no es un tema secundario en la vida de los seres humanos, es un factor fundamental para la prevención de enfermedades metabólicas, de enfermedades mentales, discapacidades físicas y enfermedades emocionales.

Si investigas el poder del ejercicio físico en todas las áreas que te acabo de mencionar, podrás constatar que esta científicamente comprobado, pero no lo dejemos solo en información, para que en realidad se convierta en aprendizaje, habrá que experimentarlo, tenemos que llevarlo al músculo, ponernos en acción. El poder del ejercicio físico en nuestra vida está disponible, podemos caminar deprisa, bailar, subir y bajar escaleras, andar en bicicleta, lograr durante 60 minutos al día incrementar nuestra frecuencia cardiaca, sudar.

¿Valdrá la pena?

Alejandro Gómez

Mente sana en cuerpo sano.