¿Cómo percibe la gente lo que hacemos?

¿Cómo percibe la gente lo que hacemos?

En la mayoría de los casos cuando acompaño en un programa de pérdida de peso a un cliente, uno de los retos más importantes a enfrentar es el de la resistencia que ofrecen la familia y amigos cercanos al cambio, se muestra una actitud bastante negativa ante las decisiones y los nuevos comportamientos de una persona que opta por cambiar de vida.

Lo primero que sucede es que comienzan las burlas y las frases de desacreditación, opiniones y gestos sarcásticos con la intención de que el interesado pierda la confianza en sí mismo; seguidos de una narrativa de las razones por las cuales la persona que desea cambiar de vida está equivocada.  Cada cambio de comportamiento como por ejemplo: levantarse más temprano, comer más saludable, limitar el uso del celular, activarse físicamente, no beber alcohol en reuniones o contratar a un profesional que guíe en este tipo de procesos, está acompañado de la desaprobación de los más cercanos, influyendo negativamente con el objetivo de hacerlos desistir. Por supuesto que no puedo generalizar, pero difícilmente hay personas que expresan palabras de aliento y brindan el apoyo necesario para fortalecer la convicción de una persona que emprende un proceso de transformación.

Es común recibir todo tipo de críticas, además de una serie de opiniones de lo que debería de hacerse para perder peso fácilmente, expresándose como expertos, incluso en algunos casos los consejos provienen de personas que no lo aplican en su propia vida; más sin embargo dan opiniones como si pudieran garantizar que éstas funcionarán en cualquier persona, bajo cualquier circunstancia.

Primero que nada quiero decirte que esta situación no se debe a que no te aprecien, tiene una razón de ser, a la mayoría de las personas no les gusta el cambio, el cambio genera resistencia por sí mismo, ya que es una invitación externa a cambiar comportamientos; de igual forma a la mayoría de la gente no le gusta que a su alrededor exista quien se esfuerce, quien se atreva y menos quien tenga éxito, por ello entendamos que solo es una situación a resolver, que no debemos tomarlo personal y mucho menos suspender el nuevo comportamiento.

La manera en que las personas perciben lo que haces, es el resultado de sus propias experiencias, las cuales no podemos controlar, también es el resultado de sus preferencias, las cuales no podemos predecir y por último es el resultado de sus propias expectativas, que no podemos establecer.

Si tus decisiones no empatan con sus expectativas no es problema tuyo, ni te concierne, les concierne a ellos.

Mi primera recomendación:

No platiques lo que vas a hacer, que tus hechos lo platiquen por ti.

Segunda recomendación:

Limita lo más posible pasar tiempo con ese tipo de personas que no suman en tu vida y que no aportan en tus proyectos positivos.

Tercera recomendación:

Rodéate de gente que crea en ti y que te apoye en tus buenas decisiones.