Compartir Hábitos

Compartir Hábitos

Entiendo que las parejas no puedan ser iguales en todo y que esas diferencias complementen su relación, sin embargo, por más distintas que sean las maneras de pensar, se tiene que trabajar en equipo, y tener reglas de convivencia, intereses en común y un proyecto o muchos.   

Es difícil cuando en una relación, en un viaje tan largo como es la vida, que una pareja no comparta los mismos estándares de calidad de vida: por ejemplo: que a uno de los dos le encante bailar y al otro no; o que uno de los dos sea maratonista y la otra parte fumadora, o que una persona sea un ávido lector cuando su pareja no lee siquiera; porque no compartir estilos de vida, afectan el tiempo de compañerismo, y la rutina diaria se vuelve muy complicada, compartir habitación con una persona que es desordenada cuando la otra parte no lo es, o tener un cuerpo trabajado con los beneficios de una correcta alimentación y ejercicio cuando la otra parte no los tiene, va creando una tensión difícil de gestionar.  

Cuando los hábitos son diferentes, hay conflicto; porque no puedes obligar a nadie a vivir de cierta manera, pero tampoco puedes esperar que la otra parte se conforme o baje sus estándares, no es fácil para ninguno de los dos; no compartir la misma cultura de vida genera división; puede ser que por años se discuta la misma situación y haya peleas constantes o peor aún se convierta en silencio y no se hable más del tema, porque las dos partes siempre sabrán que hay algo que no funciona.

Al hablar de estos temas es muy fácil lastimar a la otra persona porque, aunque seamos conscientes que un estilo de vida saludable es bueno para la vida, a veces decidimos darle otro significado y nos sentimos atacados, criticados en nuestra identidad. Así que adoptamos una posición de defensa, podemos pensar: tengo otras cualidades, si me falta esa ¿qué? ¿Por qué no me puede querer como soy? Nadie es perfecto, mi pareja también tiene fallas. Claro que cuando nos sentimos atacados, nuestra mente no funciona óptimamente y nos bloqueamos psicológicamente, así que no avanzamos. El significado que le damos a las situaciones determina la actitud con la que las vamos a enfrentar y como dice el aforismo: la actitud determina la altitud.

En lugar de juzgar o dar nuestra opinión podemos dar información. Dar feedback no es emitir juicios es dar información.

Las respuestas están dentro de cada uno de nosotros, sólo tenemos que hacernos las preguntas correctas. Busquemos darle otro enfoque al ejercicio y a la buena alimentación. Dar información acerca de la importancia que tiene un estilo de vida saludable y sus beneficios:   

  1. Estamos diseñados para el movimiento. Tenemos articulaciones, huesos, músculos, tendones, somos capaces de convertir el alimento en energía. Y todo lo que está diseñado para moverse, sino se mueve se atrofia.
  2. Si tienes una lesión, accidente o simplemente vas adquiriendo edad ¿cómo te ayudamos a rehabilitarte si no te has movido en años?
  3. ¿cómo bajamos niveles de glucosa en sangre, colesterol, triglicéridos que son fuente de energía para movernos, si no hacemos ejercicio?
  4. Nuestros hijos solo repiten el 30% de las cosas que les decimos, el otro 70% lo imitan. Ahora veo niños de videojuegos, sin coordinación, que suben escaleras y casi vomitan, no tienen ninguna habilidad para los deportes y no les gusta jugar porque sienten un cansancio extremo, se sienten torpes, además sus cuerpos sin tonicidad muscular y sin forma, flácidos, con obesidad o muy flacos. Sin tolerancia a la frustración, inseguros, sin energía, frágiles, sobreprotegidos, los empujan y no saben defenderse. Si en casa no generamos el valor del ejercicio, el concepto atleta-estudiante, ¿cómo lo van a aprender?
  5. Está comprobado científicamente que las personas que practican ejercicio protegen y benefician a su cerebro en áreas muy importantes, como el hipocampo, también la zona del cerebro donde se encuentra la capacidad de relacionarse, el riego cerebral de una persona con actividad física es muy diferente que el de una persona sedentaria.
  6. El manejo del estrés, el ejercicio por si sólo lo elimina.
  7. La nutrición es fundamental para la prevención o el manejo de enfermedades muy graves. Cuando mejoras la nutrición, disminuyes riesgo de depresión, osteoporosis, ansiedad.  
  8. No es lo mismo tener intimidad con una persona que se ejercita a con una que no lo hace.
  9. En un estilo de vida saludable trabajas valores como la disciplina, tolerancia a la frustración, constancia, persistencia, esfuerzo, trabajo por objetivos, fuerza de voluntad. Son muchos los valores que pones en práctica y luego podemos aplicar a cualquier área de nuestra vida.

El ejercicio y la alimentación no son un tema secundario en la vida de los seres humanos, la ciencia nos ha ayudado a entender con bastante claridad que nuestro cuerpo, nuestra mente, sentimientos y emociones están íntimamente ligados. Para lograr cualquier transformación tenemos que trabajar de manera integral.

El secreto de la felicidad está en compartir con alguien más, no puedes darle prioridad solo a lo que tú quieres, es la receta para quedar solo, es mejor dar que recibir, no puedes ignorar los sueños de los que amas. Lucha por tu familia, lucha por ser 1% mejor cada día, por estar sano, motivado, cuidado, para ti y para los que amas, fuerte. Mientras haya salud lo demás es lo de menos.

Cuando te enamoras de alguien prometes convertirte en la persona de sus sueños, hacer cosas que nunca habías hecho, bajar el cielo y las estrellas. ¿cómo lo vamos a hacer sin salud?

¿Para qué esforzarte por tu relación? ¿Para qué esforzarte por la persona que amas? Hacer sentir orgullosos a los que amas, felices, ¿Te convertirías en la pareja ideal? ¿Queremos? ¿somos capaces?, ¿valdrá la pena?

Encontraremos el sentido de nuestra transformación. ¿por qué lo haremos? En el amor. El amor es el único por qué.

Alejandro Gómez