Cultura

Cultura

Cultura

La cultura de los países, los gobiernos, las comunidades, las empresas, los colegios, las familias, las personas etc. Determinan sus estándares, y nos dice: ¿cómo hacen las cosas? Y existe un aforismo del escritor Eduardo Galeano que me gustó para este artículo: Somos lo que hacemos, para cambiar lo que somos.

Una buena cultura es parte fundamental para lograr objetivos, para saber cómo vamos a hacer las cosas, para lograr una transformación y generar un clima que, de lugar a la libertad, a la creatividad, respeto, confianza, compañerismo.

Porque la cultura se forma a base de hábitos y los hábitos nacen de los valores; mientras más elevados sean éstos, habrá más calidad en los estándares que determinen nuestra cultura.

¿Qué tiene que ver esto, con el sobre peso y la obesidad?

Cuando platico con personas sin sobrepeso, me doy cuenta de que los estándares entre estas personas son muy parecidos y que además disfrutan al hacerlo, para ellos es natural y aunque algunos saben de la importancia que tienen y por ello lo llevan a cabo, consideran que es una tarea relativamente sencilla y creen que es parte de su forma de ser.

El primer paso para cambiar el sobrepeso y la obesidad, antes de solicitar una dieta o plan de alimentación, antes de pagar un gimnasio, un club, o una aplicación, antes de contratar a un entrenador; En mi experiencia es necesario trabajar conscientemente en la cultura de tu salud, de tu físico, de tu mentalidad y movilidad. Es necesario elevar tus estándares. Así como la cultura de una empresa nos habla de la personalidad del dueño, lo mismo sucede con el físico de una persona. Tu cultura, esto es tus estándares tienen que llevarte al lugar que deseas.

Punto uno: Tu valor como persona es indiscutible, eres una persona estratosférica, porque lo eres, tú vales y punto. No vales mas que yo, o menos que alguien, tú vales fin de la discusión. Si alguien no ve tu valor es problema de su vista no de tu valor. Sin lugar a duda en todos los seres humanos hay grandeza. Tú no eres la excepción.

Punto dos: Eres tu mayor y más grande recurso y no necesitas más. Soy lo que tengo y con eso empiezo. Me tengo que cuidar.

Punto tres: Estoy lleno de herramientas, capacidades y talentos. Y los que no tengo los puedo desarrollar con trabajo, determinación, constancia y esfuerzo.

Punto cuatro: Es mi responsabilidad y de nadie más y la acepto porque soy capaz.

Punto cinco: Las situaciones, circunstancias y desafíos son parte de mi formación y me ayudan a desarrollar todas mis capacidades para salir adelante.

Te invito a Reflexionar en la cultura de nuestro físico, salud, mentalidad y movilidad. Establece tus estándares mientras más elevados sean mejor. Ponlos por escrito.

Apasiónate por tu vida, y empieza hoy, no importa tu condición actual, cualquier día, es una buena oportunidad para empezar.

 Alejandro Gómez