Florecer donde fuiste plantado

Florecer donde fuiste plantado

Disfruto mucho de las historias de éxito, una de las cosas que más llama mi atención es cuando las personas que triunfan comienzan desde abajo, hablo de ese lugar donde las oportunidades no son fáciles de identificar, de ese territorio donde el medio ambiente no es favorable, las compañías no son precisamente las más adecuadas, no existe un guía e incluso prevalece una latente falta de amor. En un lugar así se espera poco de nosotros, los pronósticos nos auguran un fracaso inminente por la repetición de antiguos patrones de conducta aprendidos durante el tiempo de formación y por la falta de visión para poder aspirar a otro tipo de vida.

Sin embargo, de ese lugar con tan pocas probabilidades de éxito hay personas que rompen las estadísticas y con su ejemplo nos demuestran que a pesar de las situaciones y circunstancias las oportunidades las creamos nosotros mismos, no el entorno, todo depende del enfoque y del significado que le demos a lo que nos sucede, y de las decisiones que tomemos para determinar nuestra actitud, nuestros comportamientos y el uso de nuestros talentos.

Este artículo tiene como objetivo hacer una reflexión contestando las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué estamos haciendo en el lugar donde nos tocó iniciar? Lo utilizamos como plataforma de arranque o lo utilizamos como microscopio para enfocarnos en todo lo que nos hace falta y no tenemos.
  2. ¿Cuál es nuestra narrativa interna al respecto de nuestro entorno? Es una narrativa de esperanza, positiva, poniendo el foco en lo que si podemos hacer o es una lista interminable de quejas y justificaciones con una actitud negativa.
  3. ¿Somos agradecidos con lo que si tenemos bendiciendo el lugar donde fuimos plantados?
  4. ¿Nuestro comportamiento, actitudes y hábitos honran nuestra vida?
  5. ¿Estamos floreciendo en el lugar donde fuimos plantados? ¿sumamos o restamos?

Termino el articulo citando a tres personas que admiro mucho y que hablaron al respecto.

  • Cuando es lo que hay, es lo que hay. José Luis Izquierdo (Mago More). Dos hechos cambiaron su vida de manera drástica. La primera tuvo un hijo con parálisis cerebral, su nombre es Marcos, comenta que no perdió tiempo preguntando por qué a él, ni amargándose al respecto, ni salió huyendo, abandonando a su familia, ni lo utilizó como excusa para justificarse y no ser exitoso. Él dijo: ¿mi hijo puede sanar? La respuesta es no, pues ya está, es lo que hay, a trabajar y aceptar nuestra situación. El mago More escribió un libro que se llama Super poderes del éxito para gente normal. (Consigue todo lo que quieras trabajando como un cabrón). Y todas las utilidades del libro las donó a dos fundaciones en las que participa su hijo. La segunda desarrollo una enfermedad que se llama artritis psoriásica que lo dejó sin caminar, no podía ni destapar una botella, en fin, lo afectó física y emocionalmente, por ello decidió cambiar hábitos de alimentación y se convirtió en maratonista.
  • De aquí soy. Nachgieli Torres. Proviene de una familia sencilla que creció en la colonia Ejercito de Oriente en Iztapalapa ciudad de México. Su papá de le dio la oportunidad de ir a una escuela privada donde una maestra notó su capacidad para estudiar y aprender. Invitó a sus papás a que consiguieran una beca para ella por promedio y así fue, desde quinto de primaria estuvo becada, situación que la preparó para sus estudios superiores. Cuando estaba por terminar la secundaria, el Tec de Monterrey invitó a su colegio a conocer las instalaciones del campus ciudad de México dándoles un tour e invitándolos a ser parte de la mejor institución educativa del país. Ella se enamoró de la escuela y dijo: de aquí soy. Le pidió apoyo a su papá para estudiar en el Tec y su papá le dijo que estaba fuera de su presupuesto. Se venían las fechas del examen de admisión, pero tenía un costo muy elevado, entonces el Tec abrió un examen de admisión gratuito y aunque tenía poco tiempo para prepararse se inscribió. Lo acreditó con buen promedio e hizo un acuerdo con su papá si paso el examen y consigo una beca, me apoyas con el resto de la colegiatura y así fue. No fue fácil, todos los días llegaba a las 7am a la escuela y se iba a las 11 pm porque no tenía los libros y tenía que usar los de la biblioteca, no tenía computadora y usaba las de la escuela, las copias, los materiales, la ropa, las salidas etc. no tenía las mismas posibilidades que los demás y había que mantener el promedio para no perder la beca. En fin, se tituló con la licenciatura en mercadotecnia gracias a ello tuvo muchas oportunidades, trabajó en empresas transnacionales, a viajado por todo el mundo y conoció a gente muy valiosa.
  • He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Saulo de Tarso (Pablo) El apóstol Pablo era un judío con nacionalidad Romana que para la época ser ciudadano romano era una ventaja enorme. Pablo decía lo siguiente: No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Pablo escribió gran parte del nuevo testamento y la mayoría lo escribió mientras estuvo preso.

En las tres historias posiblemente no tenían las mejores condiciones y posibilidades, pero empezaron donde estaban y con lo que tenían. Florece donde fuiste plantado.