Motivación permanente

Motivación permanente

He decidido escribir mi punto de vista al respecto de la motivación, porque ultimamente he leído, y sobre todo en redes sociales, que la motivación está sobrevalorada, que no es tan importante para lograr metas a largo plazo y que es posible lograr los objetivos, con disciplina, perseverancia, resiliencia y constancia;  a pesar de estar desmotivados. Entiendo su punto de vista, consideran que la motivación llega o se aleja sin avisar entonces la solución es no depender de ella, pero no coincido.

Nir Eyal explica  lo siguiente: Antes pensaba que la motivación era como el viento, que viene y va y solo si tenemos la suficiente suerte la atraparemos en nuestras velas para que nuestro barco vaya adelante hacia nuestras metas. El problema de pensar así es que cuando el viento no sopla , quedas muerto en el agua. Esperar la motivación para entrar en acción es la razón por la que no logramos nuestras metas. 

James Clear asegura “La motivación regularmente viene después de empezar no antes” “La acción produce un impulso, un ímpetu, produce un momentum”

Si la motivación no es una fuerza fortuita que viene y va ¿Qué es entonces? anexo algunas definiciones:

  • La motivación es el deseo de escapar de la incomodidad. Nir Eyal (Diseñador del comportamiento)
  • La motivación es la guía de nuestros comportamientos y la energía para la acción. Dr. Edward Deci. (Profesor de psicología de la universidad de Rochester)
  • La motivación es querer algo lo suficiente como para superar la inercia para empezar. Dr. Damon Korb (Desarrollador de comportamiento pediátrico)
  • La motivación depende de la creencia de que se puede realizar una tarea.

Dr. Andrew Westbrook (Post doctorado investigador de la universidad de Brown)

  • La motivación es la autodeterminación que propone, que no solo es importante la cantidad de motivación sino también la calidad de la misma que influye en la forma en la que actúan las personas. Dr. Tsz Lun Alan Chu (psicólogo deportivo y profesor asistente de la universidad de Wisconsin- Green bay)

Nir Eyal resume:

“En lugar de depender al 100% de la motivación, haremos lo que dijimos que haríamos con tan solo mirar nuestro calendario”. Esto es decidiendo previamente en qué actividades gastaremos nuestro tiempo de acuerdo con nuestros valores y nuestra agenda. Prestar menos atención a nuestros sentimientos y más a nuestras rutinas, gestionando de esta manera los desencadenantes que nos sacan del camino y los impulsos inevitables de regresar a nuestros antiguos comportamientos destructivos.

Mi conclusión es que las personas confunden motivación con sentirse motivados, sentirse inspirados y con una fuerza inquebrantable de realizar las tareas y no necesariamente es así, conozco personas que se sienten motivadas por decepciones amorosas y no precisamente están felices, pero quieren salir de la situación que les causa tanto daño, hay personas que se motivan a perder peso por una foto que vieron,  una burla o un apodo que los lastimó, sé de personas que dejan una adicción y se mantienen firmes por la relación con otro ser humano, por ejemplo yo tenía un tío que era médico y lamentablemente cayó en el alcoholismo, un día su hijo le dijo: papá usted es un médico, no un borracho, y si usted se compromete a cambiar, yo me comprometo a ser el mejor hijo que un padre pueda tener. Esas palabras fueron suficientes para que se motivara a cambiar.

En mi experiencia la motivación se desarrolla, se trabaja, crece, se expande y se puede separar de un sentimiento de euforia o de ser inasequible al fracaso y coincido con Nyr Eyal decidir en qué actividades gastaremos nuestro tiempo previamente con base en nuestros valores creando rutinas y gestionando correctamente los sentimientos es una forma a mi entender de mantener la motivación de manera permanente.

La motivación para mi es un recurso parte de nuestro arsenal de competencias que se alimenta, se regenera y se expande utilizando como fuente de energía al amor, por uno mismo o por otra persona. Si decidimos amar siempre, tendremos una motivación permanente, independientemente de nuestro sentir.