Por qué hacer ejercicio?

Por qué hacer ejercicio?

Incluir el ejercicio como parte de tu vida, no es sólo decidir un lugar en donde entrenar, tampoco es solo una forma para tener un cuerpo esbelto, o algo que se tiene que hacer para perder peso, esas son percepciones muy limitadas.

Comprender el valor que tiene la actividad física en los seres humanos es entender lo que significa el movimiento para nuestras vidas, para el desempeño, para cada parte de nuestro cuerpo, para los órganos, para la homeostasis, para la energía, la vitalidad, para la restauración de los telómeros retrasando así el envejecimiento, para la oxigenación, para nuestro sistema cardiovascular; significa ser consciente de como la actividad física influye en las funciones avanzadas del cerebro, como la capacidad de socializar, de analizar información, de grabar movimientos cotidianos, de tomar decisiones, cómo potencializa las diferentes memorias, la atención, el ánimo, la creatividad; como ser activo es un factor en creación de endorfinas, es comprender  la manera en la cual el deporte ayuda a nuestro cerebro mejorando el riego en la parte prefrontal, como favorece la creación de hipocampos, como interviene en la creación de nuevas conexiones neuronales, como reduce niveles en sangre de todas las sustancias que producimos, es saber como el ejercicio físico por si solo controla el estrés, el distrés, como influye en las emociones, como nos ayuda a desarrollar valores como la autodisciplina, la automotivación, el esfuerzo, la tolerancia a la frustración, la determinación, el trabajo en equipo. Y también como esos valores que solo se aprenden al experimentarlos los podemos llevar a todas las áreas de nuestra vida. La Actividad física no es un tema secundario en la vida de los seres humanos, es un factor fundamental para la prevención de enfermedades metabólicas, de enfermedades mentales, discapacidades físicas y enfermedades emocionales.

Si investigas el poder del ejercicio físico en todas las áreas que te acabo de mencionar, podrás constatar que esta científicamente comprobado, pero no lo dejemos solo en información, para que en realidad se convierta en aprendizaje, habrá que experimentarlo, tenemos que llevarlo al músculo, ponernos en acción. El poder del ejercicio físico en nuestra vida está disponible, podemos caminar deprisa, bailar, subir y bajar escaleras, andar en bicicleta, lograr durante 60 minutos al día incrementar nuestra frecuencia cardiaca, sudar.

¿Valdrá la pena?

Alejandro Gómez

Mente sana en cuerpo sano.