SACAR RESULTADOS A TRAVÉS DE LAS PERSONAS

SACAR RESULTADOS A TRAVÉS DE LAS PERSONAS

Una de las competencias que requerimos como líderes es que las personas que están bajo nuestra responsabilidad den resultados. Me gustaría señalar algunas áreas de oportunidad que he detectado con dos ejemplos: un ejemplo en el ámbito laboral y el otro en el ámbito familiar. Con el objetivo de reflexionar y buscar una solución práctica.

  • Asumir que la persona bajo mi línea de mando sabe lo que tiene que hacer.
    • Ámbito laboral. Un vendedor con buenos resultados sube de nivel a supervisor, una de las nuevas responsabilidades como supervisor es manejar Excel y hacer presentaciones mensuales de indicadores de ventas a gerencia. Asumo que lo sabe hacer y sin indagar, ni capacitación previa le asigno sus nuevas responsabilidades. Coloco al nuevo supervisor en una situación muy incómoda y difícil. El manejo de software, hablar en público, la habilidad para revisar indicadores y presentarlos a una jerarquía mayor pueden provocar estrés y una junta muy poco productiva, con una mala primera impresión para el colaborador.
    • Ámbito familiar. Mi hijo muestra inseguridad para relacionarse con otros niños, se pone muy nervioso, se aísla, y se bloquea mentalmente ante situaciones sencillas desde mi punto de vista. Sin desarrollar su autoestima ni enseñarle habilidades sociales, le grito, lo presiono y le muestro mi desaprobación a su incapacidad. O desacredito sus emociones.   Lo hago sentir desaprobado, incapaz y lastimo su autoestima.
  • Juzgar a los demás a partir de lo que yo puedo hacer.
    • Ámbito laboral. Todos tenemos habilidades diferentes y si a mi se me facilitan tareas por mis facultades personales, mi formación y mi experiencia no puedo pretender que todos sean como yo, piensen igual y se les faciliten de la misma manera que a mí dichas tareas, exigiéndoles la misma capacidad que yo poseo.
    • Si para mi alguna situación es sencilla no puedo dar por hecho que a mis hijos o a mi o pareja les resultará igual de sencilla.
  • Liderazgo intimidatorio.
    • Este tipo de liderazgo no es a largo plazo, los gritos, insultos, la humillación y el miedo no compromete a las personas, al contrario. Además, no logrará retener a colaboradores con potencial. No favorece un ambiente laboral de creatividad y trabajo en equipo. No crea compromiso, ni canales de comunicación, elimina la proactividad y la actitud de servicio en el equipo.
    • Un liderazgo basado en el miedo destruye las relaciones y solo crea sentimientos de rencor y odio; crea rebeldía o destruye la autoestima de las personas. Tarde o temprano lo que das te lo das.
  • Sobreprotección.
    • Terminar realizando las tareas del personal a tu cargo, no saber delegar, no crear líderes, no permitir que tomen decisiones, no poner límites, deja al líder agotado, exhausto, sin tiempo personal. Creando equipos de trabajo con una productividad muy pobre.
    • Crear un mundo a los hijos donde no existen consecuencias, y los beneficios no van acompañados de responsabilidades, crean personas sin herramientas para enfrentarse al mundo real, incapaces de responsabilizarse a largo plazo, mal agradecidas que creen que la vida les debe algo, sin tolerancia a la frustración y con una actitud de víctimas.
  • Juzgar y etiquetar
    • Encasillar a los colaboradores por acciones incorrectas y catalogarlos como personas incompetentes, entre otros adjetivos, aunque no se los digamos con palabras, se los decimos con nuestro lenguaje corporal, con nuestra mirada, con nuestra forma de dirigirnos a ellos. La presión externa e interna en los colaboradores crecerá bloqueando sus capacidades de aprendizaje y crecimiento personal.
    • La mirada del que ama no puede ser objetiva es una mirada de proyección. Si tú no construyes una autoestima fuerte en tu familia, difícilmente alguien lo hará.

Mateo 20:26

Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente.

Jesús