Sumamos o restamos?

Sumamos o restamos?

Cuando una persona no sabe cómo establecer relaciones basadas en palabras de reconocimiento, de edificación, de bendición que nos inviten a sentirnos bien, a construir una autoestima sólida y que nos motive a arriesgarnos en proyectos y planes de vida que sumen en la vida de los demás. Crea una comunicación negativa, un ambiente en donde hay abundancia de intercambio de críticas y juicios que no suman ni construyen.

Esa persona que te recuerda tus errores constantemente, que desacredita o se burla de tus sueños, que te hace sentir mal contigo mismo y que siempre tiene el comentario negativo para humillarte o hacerte menos.

Debemos de mantenerlo fuera de nuestro círculo íntimo, lejos de nuestros sueños, lejos de esas platicas que construyen la fe, esas conversaciones inspiradoras que nos hacen descubrir el coraje que no es otra cosa sino la conciencia de saber que existen cosas por las que vale la pena luchar.

Ser una persona que solo pone el foco en lo negativo, que no cuida su lenguaje verbal y no verbal y que hace sentir mal con el mensaje que trasmite a las personas, es una elección y es de sabios y de humildes rectificar ese comportamiento.