Archivo de la etiqueta: #hábitos

Conectar antes que comunicar

Conectar antes que comunicar

Las siguientes líneas son una autocrítica acerca de la forma de dialogar con las personas. Constantemente interactuamos con la gente que nos rodea en diferentes ámbitos, pueden ser totales desconocidos, compañeros de trabajo o familiares; podemos ser figuras de autoridad para ellos o tener la posición de estar bajo su autoridad.  

Personalmente considero que estas interacciones son excelentes oportunidades para entablar conversaciones inspiradoras, al respecto quiero dar mi punto de vista con relación a un comportamiento que desaprovecha la ocasión.

Pretender que soy el dueño de la verdad absoluta, adoptando la postura de ser sabio, de ser la autoridad, de ser experimentado, el más informado o el más capacitado, produce desaprobación del receptor y por ende de nuestro mensaje también. 

Sostengo que en cualquier conversación el objetivo principal no debiera ser comunicar, la prioridad debiera ser conectar.

Hay valores como la empatía, la consideración, la amabilidad, la bondad, que nos ayudan a conectar con las personas, solidarizarte con los demás abre conexiones, abre canales de comunicación, si el interés es honesto por la otra persona, ésta se sentirá escuchada, comprendida y entonces aceptará el mensaje.

En cualquier tipo de relación humana, saberse valioso, aceptado y respetado es gratificante.

No quiere decir que no defenderé mi punto, incluso con exigencia y severidad si es necesario, lo quiere decir es que antes que tener la razón y decir la verdad, prefiero ser amable, antes que las reglas está la relación, y por sobre todas las cosas no olvidaré que en cada conversación la otra persona no recordará lo que traía puesto, posiblemente no recordará lo que dije, pero nunca olvidará cómo la hice sentir. 

Si veo cada conversación como una oportunidad para sumar y comprendo que podemos crear un espacio para expresar grandeza, la conexión se logrará, para mi lo importante de este mundo son las personas, con esa perspectiva seré un mejor comunicador.

¿cómo me dí cuenta que adoptaba un comportamiento poco flexible, sin espacio para ideas distintas a las mías y mis conversaciones generaban rechazo y desaprobación?

  • Interrumpo a la otra persona sin dejarla terminar su idea.
  • Desapruebo sus comentarios con ejemplos contrarios
  • Levanto la voz cuando no están de acuerdo conmigo.
  • La otra persona no se siente escuchada y mucho menos comprendida.
  • La relación cada vez está más dañada.
  • No hay compromiso.
  • Termino por imponerme antes que empatizar.

Platicar con un hijo, una pareja, un colaborador o un completo desconocido es una excelente oportunidad para que seamos mejores personas.

Que nadie se acerque jamás a ti, sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz.

Teresa de Calcuta

Opuesto a la distracción la tracción

Opuesto a la distracción la tracción

Tener la capacidad de dirigir la atención al punto que uno desea, es una competencia indispensable que todo ser humano debe entrenar, desarrollar y potencializar, si se pretende tener éxito en cualquiera que sea la actividad elegida; sobre todo en una época donde es extremadamente sencillo distraerse.

Nir Eyal menciona que es común pensar que lo opuesto a la distracción sería estar enfocado, pero no es así, lo opuesto a la distracción es la tracción.

Decides escribir un artículo semanal, asignas el horario, prendes la computadora, tienes todo listo para ponerte creativo y comenzar a escribir, pero entonces suena la notificación de que tienes un correo pendiente. Decides que después de revisar los correos empezarás a escribir, cuando te das cuenta ya perdiste 30 minutos revisando correos.

Llegas al gimnasio te estás colocando los tenis, cuando tu móvil te indica que tienes un mensaje, o tu red social favorita mandó una notificación. Eliges ver tu celular y cuando te das cuenta perdiste 30 minutos de tu entrenamiento. 

Solo son ejemplos de cuando llevamos una tracción hacia donde queremos llegar, y si no tenemos cuidado, es fácil caer en una distracción saliendo de la inercia adecuada.

En el libro fluir de Mihaly Csikszentmihaly el escritor plantea como la atención o como él la llama “energía psíquica” se dirigen a la personalidad y la personalidad es la suma de los contenidos de la conciencia y la estructura de sus objetivos; y estos son el resultado de las diversas maneras de hacer trabajar la atención, por tanto tenemos un sistema que está girando sobre sí mismo. Concluyo que es nuestra responsabilidad el manejo de nuestra atención y es muy importante ser consciente de ello por que de nuestra atención depende nuestra felicidad. Es nuestra decisión hacia donde llevamos la tracción para lograr lo que sea, perder peso, tener relaciones valiosas, ampliar tu conocimiento, mejorar tus finanzas, mejorar tu salud. etc.  

James Clear recomienda algunas acciones premeditadas para evitar estas distracciones, hazlo sencillo. 

  • Elimina de tu celular las aplicaciones de juegos y redes sociales.
  • Pide a tu asistente que cada lunes por la mañana cambie las contraseñas de tus redes sociales y te las envíe hasta el viernes.
  • Cancela tus suscripciones de ventas por correo
  • Elimina las notificaciones de mensajes. 

Nir Eyal tiene un temporizador que desconecta WIFI de su casa a las 22:00 horas y todo mundo sabe que es hora de dormir.

Personalmente te recomiendo lo siguiente

  • No lleves tu celular a entrenar
  • Guarda tu celular cuando comas con alguien.
  • No utilices celular un día a la semana.
  • No lo lleves al baño.

Entrenar la Atención requiere de disciplina y como dice Jocko Willink la disciplina es igual a libertad.

Viceversa

Viceversa

Cuando queremos realizar un gran cambio como perder tallas, tenemos que tomar en cuenta lo que implica el desafío, porque algo vital del proceso es cambiar de tribu. Para lograr reducir tallas la fórmula es muy sencilla, menor consumo de calorías (déficit calórico) y el incremento de actividad física. (Aumento de gasto calórico) después solo agregar constancia y paciencia. ¿Por qué entonces es necesario cambiar de tribu para lograr estos cambios? En mi opinión aquí están las situaciones más comunes y determinantes. 

  1. La persona con la que más tiempo compartimos. En este caso me refiero a aquella persona que vive bajo nuestro mismo techo y con quien regularmente decidimos el tipo de alimentos que tendremos disponibles en casa o los restaurantes a los que asistiremos. No puedo generalizar pero en la mayoría de los casos esta persona no solo influye en el tipo de alimentación, también en los horarios, la frecuencia y las cantidades. Efectivamente no nos ponen una pistola para obligarnos a comer lo mismo, pero ponen a prueba nuestra fuerza de voluntad constantemente y muchas veces nos insisten y chantajean para que las cosas no cambien en nuestra rutina de alimentación. Exigen que haya cierto tipo de alimentos disponibles que no suman para lograr el objetivo, se molestan, desacreditan, se burlan y proactivamente llenan la casa de comida con alto índice calórico. Viceversa hay personas que sus buenos hábitos y su manera de vivir nos contagia, facilita las cosas, suma en el proyecto y nos aporta resiliencia ya que con el ejemplo nos impulsa positivamente.
  2. Las personas con las que compartimos los fines de semana. Mientras hay tribus que consideran que los fines de semana son para competir, hacer triatlones, salir a la naturaleza, crear recuerdos, montar bicicleta, recorrer grandes distancias, irse todo el día al deportivo y después comer algo ligero, viceversa hay tribus que ven el fin de semana como la oportunidad para hacer varios kilos de carne asada, beber alcohol, desvelarse, dormir mucho, ver películas todo el día y comer frituras. Mi opinión es que podemos hacer un poco de todo, pero si ya tenemos kilos demás y el objetivo es perder tallas necesitamos reflexionar al respecto. Porque quiere decir que estamos descuidando nuestro comportamiento. Si el costo de mantener un gusto es nuestra salud, el precio que estamos pagando es muy elevado.   
  3. Las personas de nuestro círculo más cercano. Si dentro de nuestro círculo de cinco personas con las que mayormente tenemos relación como amigos, compañeros de trabajo o familiares no hay un ejemplo de buenos hábitos, difícilmente los tendremos. Somos el promedio de las personas con las que convivimos. Si en ese grupo se considera que no hay tiempo para hacer deporte, que no tienen energía, que el deporte no es lo suyo, que no se puede dejar el alcohol, que no pasa nada, que la comida es un premio y un placer, difícilmente habrá un cambio y viceversa si nuestro grupo de personas los buenos hábitos son una realidad, nos será más sencillo practicarlos.

Ya he hablado antes que entiendo que hay personas que es difícil sacar de nuestra vida, mi recomendación es eliminar a cero el contacto con personas que no suman en nuestros proyectos de mejora, pero si no es posible, incluye en tu círculo a personas que tengan el tipo de vida que quieres tener e incrementa la frecuencia de su compañía.

Ahora si eres el líder de una familia o de un hogar y tú decides el rumbo de tu familia, es nuestra responsabilidad como líder proveer salud, y definir el estilo vida de nuestra tribu.     

Energía para todo

Energía para todo

Tengo  ganas de hacer tantas cosas, bailar salsa con mi mujer a nivel competencia, tocar la guitarra, escribir un libro, dominar el inglés, correr un Ironman, mejorar mi habilidad en las barras, leer varios libros, trabajar, entrenar a mis hijos, salir con mis amigos, ganar dinero, abrir un negocio nuevo, aprender jiu jitsu, ser conferencista;  en fin quiero tantas cosas, Pero me doy cuenta que necesito recursos de muchos tipos, en mi opinión los más importantes son:

  • Salud
  • Tiempo
  • Energía

Me he dado cuenta que todas las actividades que pretendo realizar compiten por el mismo espacio de tiempo para que las pueda llevar a cabo, esto es: el día tiene 24 horas y tengo que saber administrar ese tiempo para asignarle un espacio a cada actividad, no hay tiempo para hacer todo lo que quiero, tengo que elegir y establecer mis prioridades. Ahora algo que pasé por alto mucho tiempo pero que hoy he logrado comprender, es que dispongo de una cierta cantidad de energía al día determinada, energía que me sirve para poder enfocarme y poder esforzarme en lo que quiero lograr, esta energía no es inagotable, por ello tengo que disponer de ella con inteligencia para aplicarla en mis prioridades.

Si nuestro cien por ciento de energía y tiempo son para el empleo, no tendremos más energía ni tiempo que ofrecer para nuestros demás intereses, como las personas que nos importan, nuestro cuidado personal, nuestro crecimiento etc. No podemos pretender trabajar 16 horas al día de lunes a domingo y después tener energía para cuidar de nosotros, tener actividad física, leer, fomentar nuestras relaciones personales y disfrutar de alguna actividad recreativa. Necesitamos descansar, dedicarnos tiempo, sembrar cariño en los que amamos, divertirnos, invertir en nuestro crecimiento o perderemos nuestro recurso más importante y vital, la salud.

De la misma forma no puedo dedicar todo mi tiempo y energía a descansar, ver películas, jugar videojuegos, ver videos y series porque sucederá lo mismo, descuidaré todas las demás áreas de mi vida. 

Muchas veces pasé por alto esta verdad: mi energía no es inagotable. Al principio busqué robarle horas al descanso, pero el resultado no se puede mantener a largo plazo, siempre estás cansado, descuide mis relaciones por no darles el tiempo y la energía que merecen, deje de crecer como ser humano por no invertir en mi desarrollo, deje de divertirme, deje de hacer lo que me hace feliz, perdí mi salud.

No pretendo convencer a nadie de lo que creo, solo te comparto lo que a mi me ha funcionado, nunca es falta de tiempo o falta de energía, siempre es cuestión de prioridades, es un tema de mayordomía, saber administrar tus recursos y elegir las actividades a las que les daremos nuestro cien por ciento. ¿Cómo elijo esas actividades? uff no es un tema sencillo, lo definiría de la siguiente manera:

  1. Primero conocer nuestro propósito en  la vida, una vez que sabemos quiénes somos y a qué venimos a este mundo tomar decisiones es fácil.
  2. Entendiendo que el secreto de la felicidad está en el compartir, así que la gente es lo más importante.
  3. Buscar mejorar cada día como ser humano, invertir en nuestra mente, nuestro físico, nuestras emociones, sentimientos y nuestro espíritu, porque invertir tiempo y energía en estar más preparados y ser mejores nos coloca en una mejor situación y oportunidad para cualquier actividad que queramos realizar.
  4. Comprender que no hay nada más grande que el amor.

Comparto tres frases al respecto espero te gusten:

  1. Aprovechen bien el tiempo. Apóstol Pablo
  2. Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo. Salomón
  3. Tu empleo te da un sueldo que tu pagas con el tiempo que le dedicas a realizarlo. Alejandro Gómez

Florecer donde fuiste plantado

Florecer donde fuiste plantado

Disfruto mucho de las historias de éxito, una de las cosas que más llama mi atención es cuando las personas que triunfan comienzan desde abajo, hablo de ese lugar donde las oportunidades no son fáciles de identificar, de ese territorio donde el medio ambiente no es favorable, las compañías no son precisamente las más adecuadas, no existe un guía e incluso prevalece una latente falta de amor. En un lugar así se espera poco de nosotros, los pronósticos nos auguran un fracaso inminente por la repetición de antiguos patrones de conducta aprendidos durante el tiempo de formación y por la falta de visión para poder aspirar a otro tipo de vida.

Sin embargo, de ese lugar con tan pocas probabilidades de éxito hay personas que rompen las estadísticas y con su ejemplo nos demuestran que a pesar de las situaciones y circunstancias las oportunidades las creamos nosotros mismos, no el entorno, todo depende del enfoque y del significado que le demos a lo que nos sucede, y de las decisiones que tomemos para determinar nuestra actitud, nuestros comportamientos y el uso de nuestros talentos.

Este artículo tiene como objetivo hacer una reflexión contestando las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué estamos haciendo en el lugar donde nos tocó iniciar? Lo utilizamos como plataforma de arranque o lo utilizamos como microscopio para enfocarnos en todo lo que nos hace falta y no tenemos.
  2. ¿Cuál es nuestra narrativa interna al respecto de nuestro entorno? Es una narrativa de esperanza, positiva, poniendo el foco en lo que si podemos hacer o es una lista interminable de quejas y justificaciones con una actitud negativa.
  3. ¿Somos agradecidos con lo que si tenemos bendiciendo el lugar donde fuimos plantados?
  4. ¿Nuestro comportamiento, actitudes y hábitos honran nuestra vida?
  5. ¿Estamos floreciendo en el lugar donde fuimos plantados? ¿sumamos o restamos?

Termino el articulo citando a tres personas que admiro mucho y que hablaron al respecto.

  • Cuando es lo que hay, es lo que hay. José Luis Izquierdo (Mago More). Dos hechos cambiaron su vida de manera drástica. La primera tuvo un hijo con parálisis cerebral, su nombre es Marcos, comenta que no perdió tiempo preguntando por qué a él, ni amargándose al respecto, ni salió huyendo, abandonando a su familia, ni lo utilizó como excusa para justificarse y no ser exitoso. Él dijo: ¿mi hijo puede sanar? La respuesta es no, pues ya está, es lo que hay, a trabajar y aceptar nuestra situación. El mago More escribió un libro que se llama Super poderes del éxito para gente normal. (Consigue todo lo que quieras trabajando como un cabrón). Y todas las utilidades del libro las donó a dos fundaciones en las que participa su hijo. La segunda desarrollo una enfermedad que se llama artritis psoriásica que lo dejó sin caminar, no podía ni destapar una botella, en fin, lo afectó física y emocionalmente, por ello decidió cambiar hábitos de alimentación y se convirtió en maratonista.
  • De aquí soy. Nachgieli Torres. Proviene de una familia sencilla que creció en la colonia Ejercito de Oriente en Iztapalapa ciudad de México. Su papá de le dio la oportunidad de ir a una escuela privada donde una maestra notó su capacidad para estudiar y aprender. Invitó a sus papás a que consiguieran una beca para ella por promedio y así fue, desde quinto de primaria estuvo becada, situación que la preparó para sus estudios superiores. Cuando estaba por terminar la secundaria, el Tec de Monterrey invitó a su colegio a conocer las instalaciones del campus ciudad de México dándoles un tour e invitándolos a ser parte de la mejor institución educativa del país. Ella se enamoró de la escuela y dijo: de aquí soy. Le pidió apoyo a su papá para estudiar en el Tec y su papá le dijo que estaba fuera de su presupuesto. Se venían las fechas del examen de admisión, pero tenía un costo muy elevado, entonces el Tec abrió un examen de admisión gratuito y aunque tenía poco tiempo para prepararse se inscribió. Lo acreditó con buen promedio e hizo un acuerdo con su papá si paso el examen y consigo una beca, me apoyas con el resto de la colegiatura y así fue. No fue fácil, todos los días llegaba a las 7am a la escuela y se iba a las 11 pm porque no tenía los libros y tenía que usar los de la biblioteca, no tenía computadora y usaba las de la escuela, las copias, los materiales, la ropa, las salidas etc. no tenía las mismas posibilidades que los demás y había que mantener el promedio para no perder la beca. En fin, se tituló con la licenciatura en mercadotecnia gracias a ello tuvo muchas oportunidades, trabajó en empresas transnacionales, a viajado por todo el mundo y conoció a gente muy valiosa.
  • He aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Saulo de Tarso (Pablo) El apóstol Pablo era un judío con nacionalidad Romana que para la época ser ciudadano romano era una ventaja enorme. Pablo decía lo siguiente: No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Pablo escribió gran parte del nuevo testamento y la mayoría lo escribió mientras estuvo preso.

En las tres historias posiblemente no tenían las mejores condiciones y posibilidades, pero empezaron donde estaban y con lo que tenían. Florece donde fuiste plantado.

¿Involucrarse o comprometerse?

¿Involucrarse o comprometerse?

Dos maneras de pensar totalmente diferentes.

Todos nuestros comportamientos producen indicadores que nos muestran si solo estamos involucrados o comprometidos con nuestra propia vida. Vivir comprometido es un estilo de vida. Es muy fácil diferenciar a una persona comprometida de una que solo está involucrada. Esta diferencia de pensamientos la define bien Raimón Sansó en su libro: Cita en la Cima.

  • Las personas comprometidas trabajan en crear su propia suerte y proponer un destino, tienen una vida intencional. Las personas involucradas creen que su destino lo determina el azar y sufren las circunstancias.
  • Las personas comprometidas se hacen responsables al 100% de todas las cosas que les suceden, las involucradas se hacen las víctimas y buscan culpables.
  • Las personas comprometidas buscan mantenerse vigentes, aprendiendo, estudiando, mejorando, leyendo. Las involucradas creen saber todo lo que hay que saber.
  • Las personas comprometidas sacan fuerza de su compromiso desarrollando automotivación, autodisciplina, constancia no dependen de sus emociones para realizar o no sus tareas. Las involucradas necesitan motivación externa constante.
  • Las personas comprometidas están contentas con lo que tienen y siempre buscando más, las involucradas siempre se están quejando de lo que no tienen.
  • Las personas comprometidas se centran en lo que pueden dar, en lo que pueden ofrecer, en lo que son. Las involucradas se centran en lo que pueden obtener.
  • Las personas comprometidas ven los obstáculos y dificultades como oportunidades de desarrollo y desafíos a superar, las involucradas se detienen ante el más mínimo inconveniente.
  • Las personas comprometidas generan soluciones; las involucradas problemas.
  • Las personas comprometidas se relacionan con personas comprometidas, las involucradas se mezclan con personas desmotivadas para poder quejarse.
  • Las personas comprometidas buscan el logro y se dirigen a él. Las involucradas evitan la pérdida y huyen de ella.

En definitiva, piensan de un modo diferente, saben cosas distintas y actúan a otro nivel. No es de extrañar que sus resultados difieran enormemente.

Las personas comprometidas son comprometidas en todas las áreas de su vida, porque es un estilo de vida. Se comprometen con su pareja, con su cuerpo, con su alimentación, con su trabajo, con sus proyectos, con sus actividades, con la gente, con su medio ambiente, en fin, con todo lo que los rodea. Busquemos vivir a la altura de ese gran valor que es el compromiso.