Archivo de la etiqueta: mejora continua

Carácter fuerte

Carácter fuerte

Es común que mucha gente piense que una persona que grita, golpea paredes, rompe puertas, agrede física y verbalmente a las personas, maltrata a sus familiares y empleados siendo prepotente, violento, agresivo, soberbio y patán se considere así mismo como una persona de carácter fuerte, incluso los que están a su alrededor lo creen también cuando en realidad es todo lo contrario.

En una ocasión platicando con una jovencita me decía que su pareja era muy impulsiva, de carácter fuerte, entonces le pregunté por qué pensaba eso, me contestó que en ocasiones la maltrataba a ella, o al guardia de seguridad de su privada, fácilmente levantaba la voz, humillaba a la gente cuando lo hacían enojar y se portaba un poco agresivo y altanero. 

-Le pregunté: ¿sabes que significa la palabra impulsivo? La impulsividad se define como la característica que hace que una persona hable o actúe sin cautela y sin reflexionar previamente, dejándose en cambio llevar por la primera impresión o, valga la redundancia, el primer impulso que siente. ¿tú crees que ese sea el mejor adjetivo para describir el comportamiento de tu pareja? porque algo impulsivo sería decir te amo cuando no lo esperas, llevarte flores porque sí, salir sin ningún plan establecido o sacarte a bailar en un restaurante o mientras caminan por una plaza. ¿Pero agredir o maltratar a alguien con la intención de humillarlo y amedrentarlo se puede describir mejor con otros adjetivos no crees?

¿Qué es un carácter?  el carácter de una persona resume la manera en la que esta persona reacciona habitualmente frente a una situación, circunstancia o acción determinada. Dicho con otras palabras, el carácter no es algo que sea producido por nuestro cuerpo, sino que se basa en la interacción.

La mejor manera de construir un carácter es tomando como base los principios básicos universales y desarrollar la ética del carácter, implementando valores como: la integridad, la humildad, la fidelidad, la mesura, el valor, la justicia, la paciencia, el esfuerzo, la simplicidad, la modestia, y la regla de oro. La autobiografía de Benjamín Franklin es una suma de esfuerzos por tratar de integrar estos valores a su naturaleza convirtiéndolos en virtudes. 

Entonces ¿qué significa ser una persona con carácter fuerte? En mi opinión es una persona que diariamente ejercita sus valores y por consiguiente de manera habitual responde a cualquier persona, circunstancia o situación con el objetivo de resolver, sumar y promover un buen ambiente a sí mismo y a quienes lo rodean.

Por último menciono cinco valores que considero vitales para desarrollar un carácter fuerte:

  1. Longanimidad: Grandeza y constancia de ánimo en las adversidades.
  2. Humildad: Imitar el carácter de Jesús.
  3. Gratitud: Indica reciprocidad en las relaciones.
  4. Amor: El más importante de todos, amar a los demás como a nosotros mismos. (empezamos con nosotros mismos)
  5. Bondad: Que nuestra gentileza sea notoria a todos los demás.

Citando a Abigail Van Buren el mejor índice del carácter de una persona:

  1. cómo trata a una persona que no le puede devolver nada bueno a cambio
  2. cómo trata a una persona que no puede o no se sabe defender.

Especialistas en una sola cosa

Especialistas en una sola cosa

Mi esposa tiene una amiga desde hace más de veinte años, es parte muy importante de su vida. La relación entre mi esposa y yo en un principio fue muy mala, la verdad muy negativa, codependiente, tóxica, tomamos muchas malas decisiones y nos hicimos mucho daño. Hoy día tenemos más de diez años juntos y aunque no somos perfectos; tenemos una relación muy sólida, con mucho respeto, amor y cariño. Su amiga conoce de primera mano la peor versión de mí y ha sido testigo de nuestro cambio, ha visto cómo hemos construido una vida diferente y como restauramos una relación que parecía no tener futuro. Hace unos meses vino a visitarnos y me hizo una pregunta muy interesante. 

-¿cómo hicieron para cambiar de tal manera su relación? es que no lo puedo creer, ¿cómo lo lograron?

Estuve reflexionando en la pregunta y entiendo perfectamente que la decisión fundamental que tomamos fue incluir a Dios en nuestras vidas, nos queda claro que sin su intervención no lo hubiéramos conseguido. Sin embargo fue necesario hacer nuestra parte, hubo que implementar cambios de comportamiento indispensables para que consiguieramos vencer el desafío y salvar nuestra relación.

Teníamos tantos problemas y tantas áreas de oportunidad que no sabía ni cómo, ni por dónde empezar; tanto nuestra vida personal como nuestra relación era un desastre total. Recorrimos un largo camino y esto es lo que aprendí, espero te sirva.  

La manera más viable de cambiar tu vida no es cambiando toda tu vida. Si tratas de cambiar todo al mismo tiempo, rápidamente te encontrarás a ti mismo en los mismos comportamientos del pasado. Pero si sencillamente te enfocas en un hábito específico y trabajas en él hasta que se vuelva parte de tu día a día, te darás cuenta que toda tu vida cambiará naturalmente como efecto de ese esfuerzo. Podemos mejorar toda nuestra vida dominando una sola cosa.

En mi caso específico mi pareja estaba harta, literalmente harta de las promesas vacías. ¿quiéres hacerla enojar? prometele que vas a hacer algo. Así que me enfoque en no prometer, decidí que a partir de ese día mis acciones hablarían por mi. De hecho una de mis frases favoritas es: No es necesario decir lo que vas a hacer, porque al hacerlo se dice solo. No fue fácil pero desde entonces trabajo cada día en que mis acciones hablen por mi. Te pongo algunos ejemplos: me esforcé en no levantar la voz, no mentir, acompañarla a donde me pidiera, lavar los trastes sin que me lo pida, empezamos a asistir a un curso prematrimonial, deje de pelear con otros automovilistas al manejar, me esforcé en escucharla, le pedí que se casara conmigo y le dí un anillo de compromiso, comencé a leer, emprendí mi propio negocio, nos casamos, nos embarazamos, etc.

Esa sola decisión ha impactado toda mi vida y los cambios se han dado de manera natural en todas mis áreas, en mis relaciones, mi trabajo, mi manera de pensar, mi manera de ser, es una filosofía de vida que he adoptado y que cada día decido implementar. No, no soy perfecto, eso no existe, pero si te puedo decir que me esfuerzo con todo mi ser por vivir a la altura de mis valores y la gente que en verdad me conoce como la amiga de mi esposa, mis amigos, mis clientes, mi familia y sobre todo mi esposa lo pueden constatar.

Con el tiempo he venido haciendo más cambios, la versión de mi que era hace diez años, incluso la que era hace 6 meses no tiene nada que ver con mi versión actualizada. Eso me recuerda una frase de Xesco Espar: Cada nuevo desafío, cada nueva temporada demanda un nuevo nosotros, una versión actualizada. He descubierto que para cambiar toda una situación es más viable si nos enfocamos en una sola cosa, como por ejemplo: Obtener un ascenso, perder peso, mejorar nuestra situación económica, restaurar una relación, emprender un negocio, aprender una disciplina, un idioma, un deporte, empezar a leer, a escribir, en fin cualquier tipo de comportamiento. Somos capaces de cambiar toda una situación dominando una sola cosa.    

¿Cómo percibe la gente lo que hacemos?

¿Cómo percibe la gente lo que hacemos?

En la mayoría de los casos cuando acompaño en un programa de pérdida de peso a un cliente, uno de los retos más importantes a enfrentar es el de la resistencia que ofrecen la familia y amigos cercanos al cambio, se muestra una actitud bastante negativa ante las decisiones y los nuevos comportamientos de una persona que opta por cambiar de vida.

Lo primero que sucede es que comienzan las burlas y las frases de desacreditación, opiniones y gestos sarcásticos con la intención de que el interesado pierda la confianza en sí mismo; seguidos de una narrativa de las razones por las cuales la persona que desea cambiar de vida está equivocada.  Cada cambio de comportamiento como por ejemplo: levantarse más temprano, comer más saludable, limitar el uso del celular, activarse físicamente, no beber alcohol en reuniones o contratar a un profesional que guíe en este tipo de procesos, está acompañado de la desaprobación de los más cercanos, influyendo negativamente con el objetivo de hacerlos desistir. Por supuesto que no puedo generalizar, pero difícilmente hay personas que expresan palabras de aliento y brindan el apoyo necesario para fortalecer la convicción de una persona que emprende un proceso de transformación.

Es común recibir todo tipo de críticas, además de una serie de opiniones de lo que debería de hacerse para perder peso fácilmente, expresándose como expertos, incluso en algunos casos los consejos provienen de personas que no lo aplican en su propia vida; más sin embargo dan opiniones como si pudieran garantizar que éstas funcionarán en cualquier persona, bajo cualquier circunstancia.

Primero que nada quiero decirte que esta situación no se debe a que no te aprecien, tiene una razón de ser, a la mayoría de las personas no les gusta el cambio, el cambio genera resistencia por sí mismo, ya que es una invitación externa a cambiar comportamientos; de igual forma a la mayoría de la gente no le gusta que a su alrededor exista quien se esfuerce, quien se atreva y menos quien tenga éxito, por ello entendamos que solo es una situación a resolver, que no debemos tomarlo personal y mucho menos suspender el nuevo comportamiento.

La manera en que las personas perciben lo que haces, es el resultado de sus propias experiencias, las cuales no podemos controlar, también es el resultado de sus preferencias, las cuales no podemos predecir y por último es el resultado de sus propias expectativas, que no podemos establecer.

Si tus decisiones no empatan con sus expectativas no es problema tuyo, ni te concierne, les concierne a ellos.

Mi primera recomendación:

No platiques lo que vas a hacer, que tus hechos lo platiquen por ti.

Segunda recomendación:

Limita lo más posible pasar tiempo con ese tipo de personas que no suman en tu vida y que no aportan en tus proyectos positivos.

Tercera recomendación:

Rodéate de gente que crea en ti y que te apoye en tus buenas decisiones.

Conversaciones con personas exitosas

Conversaciones con personas exitosas

Esta mañana tuve un entrenamiento muy intenso, salí a correr con tres amigos y después nos fuimos a tomar un café. 

Quiero destacar el tipo de conversación que se llevó a cabo en esa mañana, las características fueron las siguientes:

  • No juzgamos, ni criticamos a nadie (presente o ausente)
  • No hablamos mal de nuestro gobierno, ni de la situación actual.
  • Nos enfocamos en  escuchar a los demás y citar frases de libros que nos pudieran ampliar la perspectiva.

La reunión me dejó un buen sabor de boca, compartimos experiencias, nos apoyamos, hablamos acerca de escritores que han dejado huella en nuestra vida y hablamos de tácticas y estrategias que pueden ser útiles en diferentes situaciones. 

El motivo de este comentario es porque no deja de sorprenderme la gran diferencia que hace la gente que te rodea, desde las actividades como: levantarse temprano, entrenar, esforzarnos en equipo, motivarnos para lograr romper nuestros límites; la sana convivencia sin criticar, ni juzgar a nadie, poniendo el foco en lo positivo,  conversaciones con personas exitosas donde nacen ideas, tácticas y un excelente compañerismo.

Con personas así a tu alrededor es más fácil hacer deporte, comer sano, crecer, mejorar cada día y sobretodo ser feliz. Te dejo los siguientes dichos y frases de líderes mundiales al respecto:

  • Somos el promedio de las cinco personas con las que nos juntamos.
  • Dime con quién andas y te diré quien eres.
  • Mejora la calidad de tu vida, mejorando la calidad de tus relaciones.
  • Dime quienes son tus amigos y te diré en dónde estarás en 5 años.
  • El que con lobos anda a aullar se enseña.
  • Nuestra felicidad está íntimamente ligada con la calidad de nuestras relaciones.

La mejor recomendación es reducir  a cero el contacto con personas que no suman en tu vida,  es duro pero cierto. Ese tipo de personas que no creen en ti, que te recuerdan constantemente tus errores del pasado, que no te apoyan en proyectos positivos, que te critican, te juzgan sistemáticamente y no solo a ti, sino como estilo de vida critican a todas las personas y observan lo más negativo de todas las situaciones; regularmente siempre se están quejando. Sin embargo entiendo que hay personas que es difícil sacar de tu círculo cercano: una mal jefe, un mal líder, un familiar complicado etc. Entonces la mejor ayuda que podemos recibir es incluir en nuestra vida a personas que siempre están sumando, con buena actitud, con un enfoque positivo, personas con pláticas inspiradoras que nos ayuden a balancear el peso negativo de las personas complicadas.

Somos seres de encuentro, si todos nos esforzamos en desarrollar nuestros propios talentos para ponerlos al servicio de los demás, creceríamos en conjunto y este mundo sería un lugar maravilloso para vivir. 

El ADN de los hábitos

El ADN de los hábitos

ADN es el nombre químico de la molécula que contiene la información genética en todos los seres vivos. son las instrucciones biológicas que hacen de cada especie algo único. El ADN es el mismo para todas las personas en un 99,9%. … El ADN familiar es similar en las características de la información hereditaria de ese 0,01% a través de los cromosomas.

Los hábitos son conductas que repetimos muchas veces hasta que forman parte de nuestras actividades diarias. ¿cuál es su ADN? Mi punto de vista es que los hábitos son comportamientos repetidos de manera automática, los practicamos casi que por instinto, de manera sistemática, con muy poco esfuerzo.

Asi que si me permiten me atrevo a definir el ADN de los hábitos que en mi opinión está compuesto de la siguiente manera:

Significado que le doy a las situaciones+deseo ferviente+objetivo= Hábito de identidad. 

Veamos si mi fórmula funciona. Tengo un gran amigo que cada fin de semana recorre alrededor de 100 kms en bicicleta, para ello se levanta 4 am y le invierte de 4 a 5 horas por recorrido.

(Significado que le doy a las situaciones)

Mi amigo desde muy pequeño tuvo que vivir en casa de sus abuelos, por la diferencia de edades era un niño solo, había una deportiva cerca de su casa y encontró en el deporte una disciplina que le sirvió para no seguir solo, hizo muchos amigos, desarrolló el compañerismo, aprendió valores como la amistad, el esfuerzo, el trabajo en equipo, el sacrificio, la constancia y el logro; Al pasar los años y convertirse en adulto por cuestiones de trabajo vivió en Venezuela y le tocó convivir con ciclistas. Desde su perspectiva él menciona que en Venezuela no había otra cosa que hacer más que montar en bicicleta, de tal manera que así lo hizo. Yo sé que había muchas otras opciones qué hacer en Venezuela pero he ahí la importancia del significado que yo decido darle a las cosas.

(Deseo ferviente)

Como buen deportista es muy competitivo y sabe que el único rival a vencer es él mismo, ya montado en la bicicleta enciende su lámpara y alumbra una carretera que lo invita a recorrerla, el frío en el cuerpo, los árboles, el placer de saber que tiene una cita con el amanecer y que éste lo encontrará pedaleando; lo motivan a seguir asistiendo cada semana. Busca romper sus propios récords, quiere el dolor en sus piernas, la satisfacción de haber llegado al límite. Durante la semana entrenó en bicicleta fija y ve los domingos como una oportunidad de ponerse a prueba, un recorrido más, una meta rota más, otro desafío conquistado. Rodando caminos ha descubierto que en un mundo que busca mantenerlo prisionero constantemente, la libertad siempre está a nuestro alcance con una sola decisión.

(Objetivo)

Sabe que los grandes líderes hablan con el ejemplo, sin palabras, su objetivo es inspirar a los suyos, mantener un peso saludable, verse bien, gestionar el estrés con buenos hábitos. Busca tener una buena salud para tener una gran calidad de vida y poder entregarse al 100% en todos sus roles, como esposo, como padre, como empleado, como líder, como amigo, como hombre.

¿Qué opinan?

También hay hábitos negativos como tomar alcohol cada fin de semana, perder la calma, mentir, gritar e insultar ante situaciones complicadas, comer de más, tratar mal a la gente etc. y la fórmula funciona igual, pero no quise invertirle tiempo a algo que no suma.

Si queremos mejores hábitos busquemos un significado a las situaciones que nos funcione, un deseo que nos tire de la cama con emoción y un objetivo que nos haga crecer y mantenernos vigentes.

Nuestro medio ambiente

Nuestro medio ambiente

Amo la naturaleza, no tengo preferencia, lo mismo disfruto el mar, que la montaña, el frío que el calor, la lluvia o el desierto, para mí todo tiene su encanto. De las cosas que más me gustan son los árboles en cualquier medio ambiente ,  me parecen espectaculares. Y pensando en los árboles todo ecosistema debe brindar las condiciones para que puedan existir. Hay reglas de la naturaleza inquebrantables que se deben respetar si deseamos tener árboles. Estas reglas son principios naturales que son universales, verdades absolutas comprobables que han funcionado desde siempre.  Y mi opinión es que todo funciona así, existen principios que son leyes universales tan ciertas como la ley de la gravedad y si no respetamos estas leyes vamos en contra de la naturaleza y por ende el resultado no será satisfactorio.

Por ejemplo para cualquier tipo de relación, ya sea amorosa, amistosa o laboral. Debe existir confianza. Puedo sonreír siempre, moderar mi carácter, aprender técnicas para sacar resultados a través de las personas, incluso tener valores, pero si no construimos confianza, sino somos honestos, si no amamos a las personas,  no tendremos éxito a largo plazo. 

Podemos obligar a que nos aplaudan, pero no podemos obligar a que nos admiren.

Podemos obligar a que nos besen, pero no podemos obligar a que nos amen.

Podemos obligar a que nos confiesen un secreto, pero no podemos obligar a que confíen en nosotros. 

Es un principio; la confianza es la base de las relaciones la cual se crea con amor, con hechos y con el tiempo. 

Me permito invitarlos a reflexionar sobre los principios de una vida saludable, ¿qué medioambiente debo crear para que se den las condiciones de tener una vida saludable?

Hay principios que puedo creer o no pero están ahí, rigen este mundo. Tener horarios de alimentación, tener límites, entender que hay alimentos que nos inflaman, que el alcohol no está diseñado para ingerirse por humanos, que los lácteos nos dañan así como el exceso de carne, los productos procesados, empanizados, fritos, etc por otro lado sin lugar a dudas estamos diseñados para el movimiento y el sedentarismo nos atrofia, nos debilita, acaba con nuestra salud. 

El objetivo de mi artículo es el de ser conscientes de estos principios, que entendamos que perder peso solo es una meta, pero aprender a comer es un sistema, que el ejercicio no es un tema secundario, influye en el desempeño de los seres humanos de manera muy importante en muchos niveles, por ejemplo a nivel cerebral. emocional, incluso espiritual. Si queremos transformarnos hay que modificar el medio ambiente para que se den las condiciones necesarias para lograr un estilo de vida saludable. Elegir bien la gente que más frecuentamos, la forma de festejar, elaborar una agenda de actividades, cómo gestionamos las emociones, cómo manejamos el estrés, cuál es nuestra idea de disfrutar los fines de semana, cuál es nuestra dieta intelectual, cómo moldeamos el carácter, cuáles son nuestros valores entre otros.

¿Qué cambios debo hacer en mi medio ambiente para que se den las condiciones para poder transformar mi estilo de vida y por ende mi cuerpo y mi salud? 

Honra como forma de vida

Honra como forma de vida

Por mucho tiempo entendí la palabra honra como aquella acción de rendir homenaje, de mostrar respeto y admiración por alguna persona destacada, superior o de mayor autoridad incluso divina, en mi caso Dios. Pero hasta la fecha no había entendido la honra, como una forma de vida, un valor de aquellas personas que han comprobado el dar honra es una ley espiritual que trae un resultado tarde o temprano a nuestras vidas.

Benjamín Franklin tenía una metodología para la mejora continua. Esta se trataba de elegir trece valores, con los que se sentía plenamente identificado o que anhelaba adquirir. Cada semana se enfocaba en un solo valor, de esta forma recorría sus trece valores cuatro veces en un año. Particularmente me pareció un buen sistema y decidí escoger mis valores, a continuación, los comparto con ustedes en orden de importancia.

  1. Amor. Toda la ley se resume en dos mandamientos. Amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El amor elevado a la cuarta potencia le llama Dante Gebel. Y el segundo es similar amarás a tu prójimo como a ti mismo. Cabe mencionar que, para saber amar al prójimo, tienes que saber amarte a ti mismo en primera instancia.
  2. Humildad. Imitar a Jesús, que pudiendo seguir siendo Dios, decidió entregarse por amor a nosotros.
  3. Honra. Reconocer el valor de las personas y de los recursos materiales, físicos y espirituales, con acciones demostrar el respeto que sentimos por las personas y por las oportunidades.
  4. Bondad. Que nuestra gentileza sea notoria a todos.
  5. Gratitud. Indica reciprocidad en nuestras relaciones.
  6. Longanimidad. Grandeza y constancia de ánimo en las adversidades.
  7. Perdón. El liberador más grande y poderoso, rompe cadenas, sana heridas.
  8. Libertad. Facultad y derecho de cualquier ser vivo.
  9. Coraje. Tener la conciencia de que hay cosas por las que vale la pena luchar, vivir y por ende actuar en consecuencia.
  10. Responsabilidad. Una obligación adquirida por voluntad propia. Compromiso
  11. Templanza. Realizar las cosas con moderación. Actuar sobrio, prudente, moderado, pensando en ti y en los demás.
  12. Determinación. Compromiso de llevar a cabo lo que debes hacer.
  13. Diligencia. Elimina todo acto innecesario, no pierdas el tiempo, proactivo, solícito.

En esta oportunidad quiero hablar de la honra como una forma de vida. Damos honra cuando respetamos, admiramos, valoramos todo lo que nos rodea, tanto personas, como recursos y oportunidades.

La mejor manera de honrar a Dios es con nuestra propia vida, agradeciendo la oportunidad que nos da de vivirla plenamente. Viviendo comprometidos con la mejora continua, esforzándonos por ser agentes de cambio, de prosperidad, de compasión, de amor. Buscando vivir apasionados, haciendo las cosas con excelencia aún cuando nadie nos mira, primero en casa con los nuestros y luego expandirnos con los demás.

Podemos también honrar nuestro trabajo haciéndolo con todo profesionalismo, buscando actualizarnos, permanecer vigentes, preparados, dando servicio a los demás.

¿Qué les parece honrar nuestro cuerpo? manteniéndolo en nuestra mejor versión, saludable, estético, limpio.

Honrar nuestras relaciones personales, de pareja, de familia, de amigos. Diciendo la verdad, siempre teniendo una buena actitud, apoyando, construyendo, sumando.

Hay muchos temas que quisiera tocar, pero termino con este: honrar el tiempo que tenemos en este mundo. ¿A qué dedicamos nuestro tiempo? Que hemos hecho con nuestra juventud, con nuestra adultez y qué seguiremos haciendo en el tiempo que tengamos disponible.

Nuestro compromiso reestructura todo el universo.

Único e irrepetible

Único e irrepetible

¿Qué hace únicas e irrepetibles a las personas?

Para hablar al respecto cito tres ejemplos de tres personas distintas que admiro mucho. La primera Víctor kuppers, formador internacional español. Dice que las personas somos como bombillas (focos en México) y que transmitimos nuestra propia energía, hay quien va a treinta watts y hay quien va a cien watts, lo podemos llamar química, vibra o feeling pero es muy perceptible; Javier Cebreiros especialista en comunicación humana de origen español, dice que todos somos comunicadores y que si queremos mejorar el mensaje, tenemos que mejorar fundamentalmente al comunicador, no hay buena comunicación externa, sino hay buena comunicación interna, no importa cuantos consejos recibamos acerca de la entonación, dicción, impostación y oratoria, lo más importante es la esencia del comunicador  y por último el apóstol Pablo que dice: son cartas escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres.

Así que lo que nos distingue es el mensaje que enviamos cada día, nuestra actitud ante cualquier situación, la forma en que tratamos a un mesero o a un director empresarial. Nuestra talla y peso, nuestras actividades cotidianas, el acomodo de nuestra agenda, el lugar donde nos estacionamos, la forma en que conducimos o la manera de expresarnos acerca de otras personas ya sean familiares, desconocidos, autoridades o nuestros propios hijos.

Nuestro mensaje es claro y no necesariamente requiere de palabras, porque nuestro lenguaje corporal dice más de nosotros que cualquier frase, nuestras acciones hablan más fuerte que nuestras palabras y nuestras actitudes reflejan lo que hay en nuestro corazón.

Tres buenos valores que debemos de trabajar a través de los hábitos son:

  • Ser impecable en nuestra forma de hablar. Impecable significa sin pecado, esto es: sino vamos a decir nada bueno, sino suma o construye, si ofende a otra persona o si de quien vamos a hablar no está presente para defenderse, lo mejor es no verbalizar esos pensamientos.
  • Ver a las personas con una mirada apreciativa. Bien lo resume en una frase Josef Pieper: La mirada del que ama no es realista es una mirada de proyección.
  • Hacer las cosas con pasión se refiere a realizar las actividades con un amor vehemente, La madre Teresa de Calcuta afirmaba: no importa cuánto des, lo que importa es con cuánto amor lo das.

Hay muchos valores que cambiarán nuestro mensaje, pero esos tres pueden ser un muy buen comienzo, si te gustó alguno ponlo en práctica, empecemos en casa entrenándolo cada día hasta que se vuelva parte de nuestra identidad.

Lo que nos hace únicos e irrepetibles es lo que transmitimos, si vamos a 30 o a 100 watts, el mensaje que damos con y sin palabras y lo que la gente puede leer de nuestra propia vida. Termino con este versículo:

El amor mutuo entre ustedes será el distintivo por el que el mundo los reconocerá como discípulos míos, dijo Jesús. Juan 13:35

Sumamos o restamos?

Sumamos o restamos?

Cuando una persona no sabe cómo establecer relaciones basadas en palabras de reconocimiento, de edificación, de bendición que nos inviten a sentirnos bien, a construir una autoestima sólida y que nos motive a arriesgarnos en proyectos y planes de vida que sumen en la vida de los demás. Crea una comunicación negativa, un ambiente en donde hay abundancia de intercambio de críticas y juicios que no suman ni construyen.

Esa persona que te recuerda tus errores constantemente, que desacredita o se burla de tus sueños, que te hace sentir mal contigo mismo y que siempre tiene el comentario negativo para humillarte o hacerte menos.

Debemos de mantenerlo fuera de nuestro círculo íntimo, lejos de nuestros sueños, lejos de esas platicas que construyen la fe, esas conversaciones inspiradoras que nos hacen descubrir el coraje que no es otra cosa sino la conciencia de saber que existen cosas por las que vale la pena luchar.

Ser una persona que solo pone el foco en lo negativo, que no cuida su lenguaje verbal y no verbal y que hace sentir mal con el mensaje que trasmite a las personas, es una elección y es de sabios y de humildes rectificar ese comportamiento.      

Una vida con Intención

Una vida con Intención

Esta mañana leía el libro de Isaías 2:3 y nos enseñará sus caminos y caminaremos por sus sendas. Pocos de nosotros nos atreveríamos a hacer un viaje sin señalamientos, sin mapas y sin dirección. Tomando lo anterior en cuenta quisiera compartir con ustedes la importancia de fijarnos objetivos este principio de año para tomar un rumbo que nos lleve a destino.

Todo lo que uno quiere en la vida; salud, estabilidad financiera, fe, relaciones, ministerio y talla requiere de intencionalidad e inversión planificada.

Dante Gebel

Hace treinta años que sigo a Dante Gebel, es un argentino muy simpático y polémico que conocí como predicador evangélico, pero es actor, presentador, pastor, conductor de televisión, escritor, empresario, y organizador de grandes eventos y proyectos internacionales; ha viajado por todo el mundo y me parece que ha tenido una vida increíble, entre sus muchos proyectos a repartido más de seis millones de dólares en ayuda durante esta pandemia, mandando alimentos, amueblando casas completas, apoyando económicamente fundaciones en diferentes países y ayudando a pastores en todo el mundo. Si quieres conocer su ministerio entra www.river-church.org

Ahora que estoy realizando mi planeación estratégica personal 2021 escuché una predica de Dante de la que considero muy importante detenerme a reflexionar y compartir con ustedes.

En la predica Dante nos habla de vivir una vida con intención, que es muy diferente a tener una vida donde se es reactivo y los agentes externos determinan nuestro rumbo y donde todo lo que sucede a nuestro alrededor nos delimita y define nuestra vida. También hace énfasis en no vivir una vida de conformismo pensando: esto es lo que me tocó, es lo que se supone que debo hacer y vivir. Nos invita a vivir con intencionalidad a planear, a elegir, a prepararnos, a hacer una reestructura de nuestra vida, una reingeniería, una reinvención de nosotros mismos.  

En el Libro El Efecto Compuesto (The Compound Effect) de Darren Hardy se habla de uno de los conceptos más poderosos en el mundo: el resultado de la acumulación periódica de acciones, del impacto que nuestras decisiones cotidianas tienen sobre nuestro futuro, tanto en el ámbito de las finanzas personales (incluidas las inversiones), como en cualquier otro ámbito de nuestras vidas.

La reflexión que más llamó mi atención fue que el efecto compuesto siempre está en funcionamiento, podemos decidir que funcione a nuestro favor o podemos ignorarlo y sufrir sus consecuencias negativas.

Empezar el 2021 sin un plan es como querer construir un edificio con los materiales que te traiga la marea sin nunca haber hecho un plano, es un suicidio arquitectónico.

En la predica Dante citó al profeta Habacuc capítulo 2 versículo 2 que dice: Y el Señor me respondió: Escribe la visión, y haz que resalte claramente en las tablillas, para que pueda leerse de corrido.

Escribamos una imagen de nuestro futuro de manera que pueda desarrollarse.

Máximo 3 objetivos.

Hagamos un plan para viajar ligeros.

Escribe tu plan de alimentación y tu rutina de ejercicios.

Identifica las acciones que te llenan y apuntalas en tu agenda; identifica las acciones que te vacían y limítalas al máximo.

Define a las personas que suman en tu vida y a las que restan y toma decisiones.

Qué herramientas necesitas para lograr tus objetivos, con quién, define tu equipo de trabajo.

Estoy seguro de que te llenarás de energía creativa.